El coche eléctrico llega para quedarse: así es su autonomía y su capacidad sobre el asfalto

El coche eléctrico llega para quedarse: así es su autonomía y su capacidad sobre el asfalto

El miedo al coche eléctrico no presenta ningún problema por la elevada capacidad que presentan sus baterías y su velocidad de carga.

El sector automovilístico está empezando a encontrarse también muy representado por los vehículos eléctricos, una alternativa a las mecánicas tradicionales que cada vez están gozando de un mayor éxito. Esto es posible, en parte, gracias a los distintos niveles de autonomía y potencia que ofrecen las marcas, siendo el Volkswagen ID.3 un claro ejemplo de ello.

Tras la llegada del nuevo ID.3, construido sobre una nueva plataforma destinada únicamente a vehículos eléctricos, se ha conseguido que no solo los clientes cuenten con una opción más en el mercado, sino también con uno de los vehículos eléctricos más versátiles. Esto es posible precisamente gracias a las tres baterías que el primer miembro de la familia ID. ofrece en su gama con el objetivo de cubrir las necesidades de todos sus potenciales clientes.

Hasta tres baterías para el primer eléctrico de Volkswagen

Los ingenieros han apostado por hasta tres tamaños de batería para el Volkswagen ID.3, un modelo que quiere aterrizar en el mercado con un abanico de opciones lo suficientemente amplio como para contentar a todos sus clientes. Y esto es un claro reflejo de la senda que seguirán los futuros modelos ID. de la firma alemana, que contarán con distintas variantes dispuestas a encajar en las necesidades de cualquier posible propietario.

Bateria Volkswagen

Empezando por el primer escalafón, nos encontramos con un ID.3 equipado con una batería de 45 kWh. Con esta, el eléctrico de Volkswagen puede recorrer hasta 330 kilómetros según el ciclo WLTP, cifra que se combina con un motor de hasta 150 CV , prestaciones más que suficientes para plantarle cara a cualquier terreno.

En el punto intermedio se sitúa una batería de 58 kWh, la cual permite que el nuevo ID.3 goce de una autonomía total de hasta 420 kilómetros, donde se pueden elegir 2 potencias diferentes: 145CV o 204CV.  La potencia asciende en la variante superior que, al recurrir a una batería de 77 kWh, cuenta con la capacidad de cubrir un total de hasta 550 kilómetros con una potencia de 160CV.

Una autonomía más que suficiente

Es cierto que uno de los aspectos de los coches eléctricos que más escepticismo ha generado es la autonomía. No en balde, los ingenieros de Volkswagen se han cerciorado de que no solo su ID.3 sea un vehículo capaz sea válido en cualquier contexto y circunstancia, sino que también ofrezca una serie de facilidades para que sus clientes cuenten de una manera rápida y cómoda de toda la capacidad del eléctrico alemán.

El ID.3 es compatible con diferentes tipos de carga, por lo que el tiempo que nos demorará realizar el proceso de abastecerlo dependerá mucho de este factor. En caso de que recurramos al wallbox doméstico capaz de trabajar a 11 kW, podremos gozar de toda la capacidad del ID.3 después de dejarlo cargando durante toda la noche, un proceso que durará aproximadamente seis horas en la variante de 77 kWh. No obstante, Volkswagen tiene planeado introducir un wallbox de 22 kW, potencia que agilizará el proceso de carga.

Sin embargo, la marca alemana estima que un 15% de las cargas tendrán lugar en la vía pública, y un 5% de ellas en carreteras y autovías con puestos de carga rápida de hasta 125 kW. Con esta premisa, podremos afrontar largas travesías sin miedo a no encontrarnos con un surtidor eléctrico.

Sí que es posible convivir con un coche eléctrico en todos los ámbitos

El nuevo Volkswagen ID.3 llega para despejar dudas respecto a los vehículos de su condición, algo que consigue ofreciendo una versatilidad que, hasta la fecha, tan solo unos pocos han alcanzado con sus vehículos eléctricos.

Y es que el ID.3 se encuentra en la tesitura de permitirnos hacer uso de su autonomía total en el día a día después de, o bien haberlo dejado cargando toda la noche, o bien recurriendo a algún puesto de carga rápida. De esta forma y junto a una infraestructura de carga más generosa, se puede disfrutar de un coche como el Volkswagen ID.3 sin escepticismo ninguno hacia su condición de eléctrico.

Volkswagen Id3 Interior

Ya no resulta descabellado plantearnos un viaje de la magnitud de un Madrid-Vigo (593 kilómetros) a los mandos del ID.3. Y es que, si tenemos en cuenta sus 550 kilómetros de autonomía, y su capacidad de soportar 125 kW de carga, podremos realizar este trayecto sin parar mucho más de lo que pararíamos con un coche de combustión y con los descansos que un viaje de dicha importancia implican, los cuales emplearemos para abastecer nuestro ID.3.

Tanto con la variante intermedia -más propensa a cubrir trayectos significativamente largos- como con la de acceso, podremos plantarle cara con toda tranquilidad al mundo urbano. No obstante, serán las versiones de mayor capacidad las que debamos escoger si nuestra intención es la de afrontar largas travesías o viajes interurbanos.

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.