La importancia del reciclado de las baterías eléctricas

La importancia del reciclado de las baterías eléctricas

La nueva era electrificada de la industria de la automoción supone un desafío tecnológico con diferentes frentes abiertos.

Desde la investigación, desarrollo y configuración de un vehículo electrificado hasta su materialización en coches de pruebas que darán lugar a los definitivos de fabricación masiva, pasando por el mantenimiento de los diferentes y variados sistemas durante su vida útil hasta, finalmente, el tratamiento y procesamiento parcial o de todo el conjunto cuando ha terminado su ciclo funcional.

El acumulador energético de un automóvil que recurre a la energía eléctrica como fuente energética tiene una capacidad de ciclos completos de carga y descarga determinada. Una vez se llega a ese punto, es necesario sustituir la batería por otra nueva pero este hecho no tiene por qué suponer el fin de la vida útil del vehículo donde fue instalada.

Así, uno de los aspectos clave para la expansión mayoritaria de los coches eléctricos e híbridos es la recuperación de las baterías una vez han alcanzado el final de su utilidad en un automóvil electrificado. Una exigencia que, en el marco de la Unión Europea, obliga a los constructores al tratamiento de los acumuladores de energía eléctrica de los vehículos una vez que han dejado de ser funcionales.

Volkswagen Id3 Fabrica

Los beneficios del reciclado de las baterías

Esta normativa tiene como objetivo el reciclaje de las baterías ya que se trata de dispositivos de variada composición, algunos de ellos, incluso, materiales que, liberados de manera incontrolada al ambiente, podrían ser tóxicos para la Naturaleza y para la salud.

La gestión controlada de estos en centros especializados no solo evita riesgos sino que facilita la disposición y reutilización de componentes y, por lo tanto, su reincorporación al ciclo de fabricación, lo que reduce la extracción de las materias primas así como la explotación de los recursos.

Además, según el tipo de batería, los fabricantes estiman que es posible reciclar desde el 95 hasta el 97 por ciento de los materiales más útiles de un acumulador. Entre ellos se encuentran metales tan importantes en la industria, no solo de la automoción de los vehículos electrificados, también de la tecnología e, incluso, de la construcción, como son el cobre, el níquel, el manganeso, el litio o el cobalto.

Plataforma Meb Volkswagen

Reincorporando al ciclo de fabricación de las nuevas baterías a estos metales, se reduce también la producción de gases tóxicos y de efecto invernadero como es, entre otros, el dióxido de carbono.

En la lucha contra el cambio climático y por favorecer la mejora de la calidad del aire, el reciclaje de baterías de vehículos electrificados reduce el impacto en el entorno que supone el ensamblaje global de un automóvil y, de manera individual, de los diferentes elementos que lo integran y, a la vez, fomenta el objetivo perseguido de alcanzar un balance neutro de CO2 y minimizar al máximo la huella ambiental que toda actividad humana produce.

Los fabricantes de coches apuestan por el reciclaje de las baterías

La movilidad eléctrica, en la que constructores como Volkswagen se han sumergido con una fuerte inversión y cuyos frutos son desde la nueva gama de coches eléctricos, donde familia ID. destaca por representar una nueva forma de entender el concepto del automóvil, más la nueva generación de coches híbridos e híbridos recargables, supone el camino hacia la movilidad sostenible.

La construcción de baterías de nuevo cuño, a partir de la reutilización de los elementos esenciales ya presentes en acumuladores fuera de uso, implica una reducción en la explotación y extracción de las materias primas lo que supone, además del descenso en la cantidad de CO2 generado, un ahorro en los gastos de obtención de los componentes de los dispositivos de almacenamiento eléctrico, algo en lo que ya se trabaja en los enclaves especializados, como así sucede en el Centro Tecnológico de Baterías de Volkswagen en Salzgitter, Alemania.

De esta manera, se amplía y, a la vez, se cierra un círculo complejo cuyo fin es la modernización del parque móvil y la expansión de los vehículos electrificados.

De hecho, es patente y cada vez más habitual ver en nuestras calles y carreteras, no solo coches híbridos, donde la nueva generación del Volkswagen Golf GTE o del Volkswagen Passat GTE se alzarán como dos de los coches más populares de sus respectivos segmentos, sino también contar con coches eléctricos asequibles, como es el nuevo Volkswagen e-Up, sin olvidar al estandarte de la nueva ola de automóviles 100 por 100 eléctricos de Volkswagen, el Volkswagen ID.3 que prepara su próximo desembarco en los concesionarios.

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.