KLEMENT es el último concepto de movilidad sostenible presentado por el fabricante checo Skoda, enfocado a facilitar los desplazamiento en ciudad

Durante el pasado Salón Internacional de la Bicicleta (EUROBIKE), que se celebró a principios de septiembre en Friedrichshafen (Alemania), la atención de los que allí asistieron se la llevó mayormente un concepto presentado por Skoda. Y no, al contrario de lo que podríamos imaginar no se trataba de un coche; sino de una bicicleta eléctrica, que el fabricante checo presentó como la solución ideal para moverse en la gran ciudad.

De hecho, que Skoda presente una bicicleta tiene mucho más sentido de lo que pueda parecer. Aunque mucha gente no lo sabe, en los orígenes de la compañía, hace 124 años, sus fundadores Václav Laurin y Václav Klement fabricaban bicicletas.

KLEMENT

Precisamente de este último, Skoda ha tomado el nombre para desarrollar su último concepto de movilidad urbana. KLEMENT es una bicicleta eléctrica muy especial, que algunos definen como un crossover con un scooter eléctrico.

AdvertisementAdvertisement

Skoda reinventa la bicicleta con este concepto

Con un futurista cuadro de aluminio, KLEMENT esconde su naturaleza eléctrica al no mostrar ningún cable o palanca en su estructura. Tampoco existen pedales propiamente dichos. El ciclista debe colocar los pies en unos pedales fijos que únicamente se inclinan hacia adelante o hacia atrás sin generar ningún otro movimiento.

Acelerar y frenar con estos pedales es así algo más parecido a conducir un coche que a llevar una bicicleta convencional. Si se inclinan los pedales hacia adelante, KLEMENT acelerará. Mientras que si se inclinan hacia atrás frenará. Un comportamiento en cierta medida similar a la conducción de un vehículo eléctrico con un solo pedal aprovechando la frenada regenerativa.

KLEMENT

Hablando de frenada regenerativa, KLEMENT cuenta también con esta capacidad, además de equipar frenos hidráulicos de disco con ABS. En lo que que respecta al motor, se encuentra en la rueda trasera y ofrece una potencia de 4 kW, que le permiten alcanzar una velocidad máxima de 45 km/h.

KLEMENT es una seria alternativa para los desplazamientos diarios en ciudad

El pack de baterías está compuesto por 52 celdas, con una capacidad total de 1250 Wh. Suficiente para recorrer hasta 62 km con una sola carga. Estas baterías pueden además extraerse, lo que facilita su recarga en casa, pudiendo dejar la bicicleta en el garaje o en un sótano mientras tanto. Con un peso total de 25 kg, KLEMENT es además bastante manejable.

En definitiva, un concepto distinto y totalmente innovador, que nos encantaría probar cuanto antes. Así que crucemos los dedos para que Skoda acabe llevándolo a producción en no mucho tiempo.