El nuevo Nissan Leaf estrena un innovador pedal de acelerador denominado e-Pedal, que permite prescindir del uso de los frenos en la mayoría de situaciones a las que nos enfrentamos en el tráfico.

El Nissan Leaf es un coche de última generación en lo que a tecnologías innovadoras se refiere. Tanto es así, que incorpora uno de los sistemas menos comunes pero más eficientes entre los coches de movilidad sostenible. Hablamos del e-Pedal, una tecnología que simplifica la vida del conductor a la par que mejora la eficiencia del vehículo (aumenta su autonomía). Pero, ¿qué es esto del e-Pedal? En resumidas cuentas, es un sistema que permite conducir utilizando un único pedal en la mayoría de situaciones.

Como hemos dicho, la segunda generación del Nissan Leaf destaca por su gran dotación tecnológica. Además del e-Pedal, el compacto japonés estrena un innovador asistente de aparcamiento autónomo (ProPilot Park) y un sistema de conducción autónoma de nivel 2 (Nissan ProPilot) que, gracias a su control de crucero adaptativo, permite circular con un alto agrado de conducción en varias situaciones (atascos, autopistas…).

Con el e-Pedal podrás acelerar y decelerar utilizando únicamente el pedal derecho

Pero volviendo al e-Pedal, ¿qué nos aporta este sistema?, ¿cómo funciona?, ¿cuáles son sus principales ventajas? Te lo contamos a continuación.

Advertisement

¿Cómo funciona el e-Pedal?

Para activar el e-Pedal del nuevo Nissan Leaf basta con pulsar un botón. A partir de ese momento, el acelerador del coche adquiere una nueva dimensión: podrás acelerar y decelerar utilizando únicamente el pedal derecho. ¿Magia o vanguardia tecnológica? Más bien lo segundo: el sistema aumenta en gran medida la retención del motor eléctrico, que pasa a funcionar como un generador y recupera energía, al aliviar la presión sobre el mismo. Esto significa que cuando nosotros deceleramos, el coche frena por sí solo.

Las 5 funciones del e-Pedal

Se podría decir por tanto que el e-Pedal del nuevo Nissan Leaf es un pedal multifunción. Estas son las diferentes tareas que puede realizar:

  1. Aceleración: como en cualquier coche tradicional, el e-Pedal incrementa la velocidad del vehículo al aplicar fuerza sobre el mismo.
  2. Deceleración: al disminuir la presión sobre el e-Pedal, el Nissan Leaf decelera a un ritmo muy superior al que lo haría en cualquier otro coche. El nivel de retención del coche sería similar (o incluso superior) al de una motocicleta.
  3. Mejorar la autonomía del coche: la retención que provoca el e-Pedal al soltar el acelerador tiene una doble función: aminorar la marcha y recuperar energía eléctrica en las frenadas. Esta segunda función es clave para mejorar la autonomía del coche mientras circulamos, ya que cada vez que aliviamos presión del acelerador, la batería acumula energía eléctrica.
  4. Detención del vehículo: si además quisiéramos detener el coche por completo, no haría falta usar el freno como de costumbre, bastaría con levantar al completo el pie del acelerador.
  5. Frenada automática en cuesta: durante la detención tampoco sería necesario mantener la presión sobre el pedal derecho, ya que el e-Pedal mantiene al vehículo estático sin necesidad de realizar ninguna acción.

Cómo sacarle el máximo partido al e-Pedal

El e-Pedal del nuevo Nissan Leaf requiere de cierta adaptación, ya que se comporta de un modo muy diferente al resto de pedales convencionales. La retención puede resultar excesiva en un primer instante en comparación con un coche con un pedal de acelerador convencional. Pero pasado ese breve periodo de adaptación, nos puede aportar mucho.

Para sacarle el máximo partido a este sistema conviene que practiques una conducción con altas dosis de anticipación: si por ejemplo ves un semáforo a lo lejos, conviene comenzar a perder velocidad con la mayor anticipación posible. Eso te permitirá levantar el pie del acelerador de forma progresiva y no necesitarás usar el freno, ergo regenerarás energía que pasará a la batería –aumentando así al autonomía– y ahorrarás trabajo a los frenos convencionales, que durarán mucho más.

Al principio, acostumbrarse a que el coche pierda velocidad con el mismo pie con el que aceleras sin recurrir a los frenos puede resultar una contradicción. Pero la clave está en la anticipación. Conviene que te anticipes a todo lo que ocurre a tu alrededor, de esa manera te resultará más sencillo usar el e-Pedal con suavidad y sacarle partido a sus posibilidades, que son muchas.