Te explicamos las claves para recurrir una multa de tráfico y, poder ganar la reclamación

Las infracciones de tráfico se sancionan, según la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, con diferentes castigos. Las multas económicas son los procedimientos más habituales pero, tanto su cuantía como su repercusión es variable y, por eso, es importante saber cuáles son las peores multas y aquellas sanciones que implica la mayor cantidad de pérdida de puntos.

Pero no siempre la sanción cumple los requisitos legales para ser válida. Por eso y, siempre y cuando no se esté de acuerdo con documento, es posible recurrir las multas siempre y cuando no la hayas pagado ya.

Realizar el pago de una multa conlleva su aceptación y, por ende, la imposibilidad de llevar a cabo cualquier tipo de recurso.

Por eso, una vez que se recibe, se disponen de 20 días naturales para recurrir la multa, pasado ese plazo, tampoco será posible realizar ningún reclamación.

AdvertisementAdvertisement

Cómo recurrir multa y ganarla

La clave para poder recurrir y ganar una multa es analizar la propia multa en cuestión. Un error en forma de la denuncia referente a los datos del conductor, como puedan ser, nombre o DNI, del vehículo, matrícula, marca o modelo, lugar y fecha del hecho o, en caso de que la infracción haya sido sancionada por un agente de la autoridad, la ausencia de la identificación del propio policía o guardia, puede ser un argumento válido para conseguir que la multa sea recurrida en favor del denunciado.

Radar MovilEn cuanto al hecho en sí, por ejemplo, respecto de las multas por exceso de velocidad, la incorrecta aplicación de los márgenes de los diferentes tipos de radares o la falta de una actualización en la calibración de los cinemómetros pueden ser motivos que alegar para reclamar una multa de tráfico y ganar.

Finalmente y, aunque la ley recoge la presunción de veracidad ante el testimonio de cualquier agente, también es posible acogerse al derecho a la presunción de inocencia y exigir pruebas fehacientes que demuestren haber cometido un delito.

Por eso, la falta de testimonio o documento que apoye una denuncia como una maniobra indebida o un tipo de conducción temeraria puede quedar en una denuncia rechazada sino es acompañada de algo más que una acusación sin pruebas.

Dónde presentar un recurso de una multa

Para recurrir una multa puede acudirse a la vía administrativa o a la judicial.

La vía administrativa implica presentar un recurso contra una multa ante el organismo que la expide como puede ser la Dirección General de Tráfico o un ayuntamiento.

Una vez presentado la reclamación por parte del denunciado, se abre una ventana de hasta 6 meses en las que el recurso ha de tener alguna respuesta. En este plazo pueden ocurrir tres hechos:

  • Estimación del recurso y supresión de la multa, en favor del denunciado.
  • El organismo presenta pruebas a favor de la denuncia. Entonces el denunciado cuenta con otros 15 días para presentar un recurso de reposición.
  • Se emite una resolución sancionadora que confirma la multa inicial contra el denunciado.

Entonces el último recurso estaría acudiendo a la vía judicial. Es en este momento cuando los hechos pasarían a ser valorados por un juez que emitiría una sentencia judicial.