El fabricante alemán se verá obligado a actualizar manualmente con una nueva versión de software cerca de 20 mil unidades del ID.3

Producir un nuevo modelo eléctrico no es tan fácil como algunos imaginan. No es la primera vez que un fabricante de automóviles, con décadas de experiencia en el sector, tiene que superar algunos obstáculos inesperados con las primeras unidades de producción. Y ahora es Volkwagen la que está pasando por este mal trago.

Según algunos medios alemanes, Volkswagen ha detectado un problema importante en el software del ID.3 que va a obligar a la firma alemana a producir miles de unidades con una versión incompleta. La cifra definitiva de unidades del ID.3 afectadas podría llegar a las 20 mil.

Por el momento se desconoce cuál es exactamente este problema con el software del ID.3, o si podría provocar un retraso en el inicio de las primeras entregas, previstas en un principio para este próximo verano. No obstante, algunas fuentes han calificado este problema de software como «enorme», y lo que es peor, aunque tiene solución, aplicarla no será algo sencillo.

AdvertisementAdvertisement

Miles de vehículos con software incompleto almacenados durante meses

Estas mismas fuentes aseguran que Volkswagen va a alquilar grandes espacios para aparcar miles de vehículos afectados, que permanecerán allí hasta esta próxima primavera. Y será entonces cuando un buen número de ingenieros de Volkswagen irán actualizando el software de todos estos vehículos, uno a uno, empleando computadoras portátiles.

El trabajo que les espera a los ingenieros de Volkswagen es ingente, ya que en total tendrán que actualizar manualmente cerca de 20 mil unidades del ID.3. Será en mayo cuando se espera que salga una nueva serie de la cadena de producción, que vendrá ya con un nuevo software que permitirá las actualizaciones over-the-air.

Un problema que no debería afectar a los futuros compradores del ID.3

En definitiva, como vemos, aunque el problema parece bastante grave, éste únicamente afectará al fabricante, que tendrá que dedicar muchas horas extra de trabajo para solucionarlo. Todos aquellos que ya cuenten con una reserva del ID.3 no tienen, por tanto, nada de lo que preocuparse; salvo que finalmente todo esto provocase algunos retrasos en las entregas. Algo que aún se desconoce.

Los fallos de software es algo bastante habitual que ocurre con cualquier fabricante de productos tecnológicos, no solo del sector del automóvil. Lo importante es que Volkswagen logre desarrollar una versión de software para el ID.3 que funcione como debería, antes de su lanzamiento oficial.