Los puntos de carga móviles de Volkswagen permiten la carga rápida de vehículos en situaciones y lugares que de otro modo no sería posible

Volkswagen acaba de dar a conocer una interesante idea con la que facilitar la recarga de los vehículos con sistema de propulsión eléctrico. Una red de carga rápida, independiente y flexible que se adapta a las necesidades existentes en cada momento.

Todos conocemos algunas de las redes de puntos de carga que existen en la actualidad, como por ejemplo Ionity o la propia red de Supercargadores de Tesla. Aunque el funcionamiento de estas redes es óptimo, la instalación de estos puntos de carga es una tarea complicada que requiere de una importante infraestructura, así como también obliga a lidiar durante meses con la administración hasta obtener todos los permisos necesarios.

Volkswagen lleva la carga rápida a lugares en los que no era posible

La idea presentada por Volkswagen pretende ser una solución alternativa mucho más eficiente en situaciones concretas a las redes de puntos de carga convencionales. Su funcionamiento se basa en los llamados Power Banks o «almacenes de energía» que muchos de nosotros ya empleamos a menor escala con nuestros smartphones, al recargarlos con una batería externa.

Los puntos de carga móviles de Volkswagen integran una batería de 360 kWh de capacidad, permitiendo la recarga de vehículos eléctricos en corriente continua a una potencia máxima de 100 kW. Ofrecen además la posibilidad de recargar no solo coches, sino también otro tipo de vehículos como, por ejemplo, bicicletas eléctricas. En total pueden cargar 4 vehículos de forma simultánea, 2 en corriente continua y otros 2 en alterna.

El sistema ideado por Volkswagen es adaptable y capaz de operar con independencia de la infraestructura existente para el suministro eléctrico. Así, en lugares a los que no llegue la red eléctrica, la batería integrada en cada punto de carga móvil puede reemplazarse por otra cuando el nivel de energía almacenada es inferior al 20 por ciento.

También puede darse el caso de que exista suministro eléctrico, pero con una capacidad insuficiente para soportar un punto de carga rápida convencional. En situaciones como estas la batería integrada en los cargadores móviles de Volkswagen haría de buffer, cargándose lentamente mientras no está en uso, permitiendo así la recarga rápida de vehículos que de otro modo no sería posible por las limitaciones de la infraestructura eléctrica.

Los puntos de carga móviles y las fuentes de energía renovables

El sistema de Volkswagen resulta de especial utilidad para el aprovechamiento de fuentes de energía renovables. Una instalación de placas solares puede ir alimentando a lo largo de todo el día la batería del punto de carga móvil, permitiendo ofrecer así una solución de movilidad sin generar ningún tipo de emisiones de forma directa ni indirecta.

Los primeros puntos de carga móviles de Volkswagen se instalarán en la primera mitad de 2019 en la ciudad natal de la compañía como parte de un proyecto piloto. Un año más tarde, en 2020, se ampliará su alcance a nuevas ciudades en aquellos lugares donde pueda ser de especial utilidad.