El problema detectado por los ingenieros de Tesla no afecta a la seguridad del vehículo, por lo que la revisión es voluntaria y no obligatoria

Tesla se ha puesto en contacto con los propietarios del SUV eléctrico de la compañía, cuya fecha de producción sea anterior a mediados de octubre de 2016, para comunicarles la existencia de un problema con la dirección asistida del vehículo y los pasos que deben seguir para solucionarlo.

La firma americana afirma que, aunque no tienen constancia de que se haya producido accidente alguno por este problema, es su deber comunicarlo a sus clientes y aportar una solución. Según han observado los ingenieros de la compañía, en algunas de las unidades del Model X afectadas existe excesiva corrosión en los pernos del sistema de asistencia de la dirección.

Tesla revisión

Esta corrosión, aseguran, se produce principalmente en climas fríos en los que es habitual el uso de sales de calcio o magnesio para evitar la formación de placas de hielo en la carretera, en lugar de emplear cloruro de sodio (sal común).

En el peor de los casos el conductor no perdería el control del vehículo

La firma americana explica que si la corrosión de los pernos llegase a fracturarlos, el conductor perdería por completo la asistencia en la dirección, pero no el control del vehículo. Esto supondría que habría que realizar más fuerza para mover la dirección, especialmente cuando se circula a poca velocidad o al realizar maniobras de aparcamiento. La asistencia a la dirección disminuye según se va incrementando la velocidad, por lo que al circular en carretera o autopista apenas se notaría ningún cambio.

El número de unidades afectadas del Model X en Estados Unidos y Canadá, donde se inició antes su comercialización, se estima que podría rondar las 15 mil. Tesla afirma en el comunicado enviado a sus clientes, que reemplazará sin coste los pernos y les aplicará un sello para prevenir la corrosión, reduciendo así la posibilidad de que se produzca este problema en el futuro. En el caso de que alguno de estos pernos estuviese fracturado en el momento de realizar la revisión y no se pudiese extraer, entonces Tesla reemplazará la dirección por completo, también sin coste alguno para el cliente.

Tesla se pondrá en contacto con los clientes afectados para concretar la fecha de la revisión si lo desean

Esta revisión, como decimos, es voluntaria. Aquellos clientes que no vivan en regiones con climas extremadamente frios es altamente improbable que se vean afectados. En cualquier caso, la revisión es totalmente gratuita y pueden optar a ella si lo estiman conveniente.