Audi R8 eléctrico

El nuevo Audi R8 será la tercera generación del superdeportivo alemán y la primera en recibir un tren motriz electrificado: ¿Será híbrido o eléctrico?

El Audi R8 es uno de los superdeportivos más respetados del mercado actual, y es que el lanzamiento de su primera generación en 2006 supuso la irrupción de la marca de los aros en esta prestigiosa categoría antes reservada a marcas como Porsche, Ferrari o Lamborghini.

El panorama actual está poniendo muy difíciles las cosas a este tipo de coches, y es que sus monstruosos motores no son lo más respetuosos con el medioambiente. Recordemos que la actual generación del superdeportivo de Ingolstadt monta tras sus asientos un V10 de aspiración natural de 5.2 litros de cilindrada.

Audi R8 eléctricoEvolucionar o morir

Por lo tanto, la existencia de este tipo de coches está depende directamente de su evolución, y es que de no hacerlo morirán. La transición está muy clara, deben electrificarse para cumplir los estándares actuales, y es que gracias a esta ha sido posible que un coche como el Audi S6 que probamos cuente con las ventajas de la Etiqueta ECO de la DGT.

Oliver Hoffman, máximo responsable de Audi Sport, afirmó en una entrevista que “la electrificación sería una de las señas de identidad del nuevo Audi R8”. De esta declaración, lo primero que debemos extraer es que el modelo de la marca no desaparecerá.

Por otro lado, han existido rumores de que la próxima generación del superdeportivo sería eléctrica, por lo que los más puristas sufrieron un micro infarto. Además, el representante de la división  deportiva de la marca ya afirmó que no sería un problema desarrollar un motor eléctrico potente para un hipotético Audi R8 eléctrico, algo que ya quedó claro en el Audi e-tron que probamos hace unos meses.

Audi R8 eléctricoUn Audi R8 eléctrico es poco probable, por lo que el híbrido tiene muchas papeletas

Sin embargo, habría un gran problema a la hora de desarrollar una versión cero emisiones. Uno de los grandes retos a la hora de desarrollar un superdeportivo es conseguir que no sea demasiado pesado, algo a lo que no colaborarían en absoluto unas pesadas baterías para alimentar el motor eléctrico.

Por lo tanto, todo indica que la hibridación sería la solución perfecta para reducir emisiones. A pesar de que este tipo de trenes motrices también necesitan baterías, estas son mucho más pequeños, por lo que la marca tendría que lidiar con un menor sobrepeso.

No sólo esto, sino que uno de los problemas de hacer un Audi R8 eléctrico sería que su precio aumentaría considerablemente. De hecho, el sobreprecio que ha sufrido la presente generación al sólo tener en la gama el motor V10 ha castigado seriamente sus ventas.

La confirmación de que el nuevo Audi R8 tendrá un tren motriz electrificado es que, según Oliver Hoffman, “la nueva generación se ensamblará en la planta de Audi Sport en Bolinger Hoffe». Esto quiere decir que compartirá líneas de producción con el Audi e-tron GT, el próximo deportivo eléctrico de la marca. No hace falta añadir nada más, ¿Verdad?