Volvo se ha fijado como objetivo reducir un 40% la huella de carbono de cada uno de sus vehículos durante los próximos seis años.

Volvo acaba de presentar lo que, según el fabricante sueco, es uno de los planes más ambiciosos de la industria del automóvil. Esta idea se centra en reducir la huella de carbono hasta un 40% durante el ciclo de vida de un automóvil, objetivo para el que se marca como plazo final 2025.

Esto sería el primer paso del camino que la marca quiere seguir: el de convertirse en una empresa neutral para el medio ambiente en el año 2040. Para alcanzar este objetivo, los suecos quieren pasar a la electrificación total de su gama y pretenden abordar las emisiones de carbono en su red de fabricación.

Hakan Samuelsson, CEO de Volvo, declaraba: “Estamos transformando nuestra empresa a través de acciones concretas, no de promesas simbólicas. Por lo tanto, en Volvo abordaremos lo que está en nuestras manos, es decir, nuestra cadena de montaje y los gases que expulsan nuestros coches por el tubo de escape. Abordaremos las áreas en las que tenemos influencia, pidiendo a nuestros proveedores y al sector energético que se unan a nosotros con el objetivo de conseguir un futuro neutral para el clima”.

Volvo XC90 2020Volvo reducirá la huella de carbono atacándola por distintas vías

Para conseguir el objetivo de reducir hasta un 40% la huella de CO2 por automóvil en 2025, Volvo busca intervenir en diferentes aspectos. El primero de ello es que, en 2025, la mitad de sus ventas globales sean de vehículos completamente eléctricos. Conseguir esto se traduciría en reducir hasta un 50% las emisiones de carbono de sus coches.

AdvertisementAdvertisement

Sin embargo, esta no es la única vía para alcanzar el objetivo, y es que el fabricante sueco pretende reducir hasta un 25% las emisiones de CO2 relacionadas con su cadena de suministro global. Además, pretenden que un 25% de los plásticos utilizados sea reciclado y que su proceso de fabricación y logístico disminuya sus emisiones de carbono otro 25%.

A partir de este mismo año, cada nuevo modelo que Volvo lance al mercado será electrificado. Prueba de ello es el inminente lanzamiento del primer eléctrico de la marca, el Volvo XC40 Recharge. La versión eléctrica del SUV compacto de Volvo llegará a los concesionarios en 2020 y contará con dos motores eléctricos, uno en cada eje. Por lo tanto, contará con tracción total y desarrollará una potencia total de nada menos que 408 caballos. Además, el nuevo Volvo XC40 Recharge será uno de los coches más seguros de la historia de la marca.

El nuevo apellido Recharged será común para todos los modelos electrificados de Volvo, por lo debemos acostumbrarnos a esta denominación en sus próximos lanzamientos y en los vehículos de la gama actual que adopten una solución electrificada.