Alaka’i Technologies justifica esta decisión en el elevado peso de las baterías necesarias para un aerotaxi que debe mantenerse en el aire

Aunque a día de hoy nos puede sonar todavía a ciencia-ficción, no son pocos los que consideran que el transporte de personas en aerotaxis autónomos será un negocio boyante durante la próxima década. Actualmente hay ya varias compañías trabajando en este sector con la idea de lanzar, en no mucho tiempo, servicios similares a Uber que utilizarán aerotaxis autónomos en vez de coches para algunas rutas concretas, como los desplazamientos al aeropuerto.

La startup estadounidense Alaka’i Technologies acaba de presentar recientemente un prototipo con el que pretenden hacer realidad esta idea futurista y, para lograrlo, ha optado por un enfoque distinto al de otros prototipos similares de la competencia.

Al contrario que otros aerotaxis de compañías como Volocopter o Lilium, el prototipo presentado por Alaka’i Technologies no utiliza baterías, sino una pila de combustible de hidrógeno. Los ingenieros de Alaka’i aseguran que las baterías son demasiado pesadas para un vehículo que debe elevarse en el aire y que, por ello, utilizar un sistema de propulsión basado en una pila de hidrógeno resulta más adecuado.

AdvertisementAdvertisement

Movilidad eléctrica también por el aire

Skai, que es como han llamado a este aerotaxi, ha sido desarrollado conjuntamente con BMW Designworks. Dispone de espacio para cinco pasajeros y cuenta con 6 motores eléctricos. El uso de hidrógeno como combustible, le permite desplazarse hasta 640 km antes de tener que volver a repostar.

El tanque de hidrógeno que integra tiene una capacidad de entre 200 y 400 litros, lo que le permite mantenerse en el aire unas cuatro horas. La electricidad generada se emplea en mover sus 6 motores eléctricos, que ofrecen una potencia de 100 kW cada uno.

La velocidad máxima a la que puede desplazarse este aerotaxi es de 190 km/h; sin embargo a esta velocidad su autonomía se reduce, por lo que los ingenieros de Alaka’i aseguran que una velocidad de 137 km/h resulta mucho más eficiente.

El peso de las baterías un factor decisivo en un aerotaxi

Brian Morrison, el fundador de la compañía, asegura que la decisión de optar por un sistema de propulsión basado en una pila de hidrógeno se justifica en el hecho de que una libra de peso de hidrógeno contiene 200 veces más energía de la que una batería con este mismo peso es capaz de almacenar. De este modo, Skai es capaz de alcanzar una velocidad superior, ofrecer una mayor autonomía y capacidad de carga que los aerotaxis de la competencia.

Alaka’i Technologies es una startup fundada por ex-empleados de la NASA, Raytheon, Airbus, Boeing y el Departamento de Defensa de los Estados Unidos de America. El trabajo desarrollado por BMW Designworks ha permitido que la aeronave sea lo más ligera posible, empleando fibra de carbono en algunos de sus componentes.

La compañía asegura que este prototipo es perfectamente operativo y que el primer vuelo de prueba se realizará de forma inminente.