El segundo capítulo de Aptera Motors es más prometedor aún que el primero

Aptera Motors, la start-up californiana que nació en 2005, bajo el nombre de Accelerated Composites y que tenía como objetivo construir y fabricar el que consideraban era el vehículo híbrido ideal para la movilidad sostenible del futuro, vio en 2011 cómo su proyecto moría y, con él, la misma empresa.

Pero ahora, gracias al tesón de parte de sus miembros fundadores Michael Johnson, Steve Fambro y Chris Anthony, estos dos últimos, actuales directores ejecutivos, Aptera Motors trata de resurgir de sus ceniza y busca en la financiación cooperativa una vía para volver a poner de actualidad su triciclo a propulsión eléctrico capaz de recorrer unas 1.000 millas, equivalentes a más de 1.600 km.

Ahora Aptera presenta una evolución del primer prototipo de 2006. Aquel era un vehículo de tres ruedas, con capacidad para dos ocupantes, construido con materiales ligeros, y que equipaba un motor alimentado por gasóleo y un sistema eléctrico de apoyo cuyo precio debería rondar los 20.000 euros. Un triciclo híbrido que no llegó a comercializarse y que nunca dejó de estas presente en el pensamiento de sus creadores…

Tanto es así que el propio Chris Anthony locuta el vídeo de la campaña de crowdfunding de Aptera que busca recaudar, al menos, 2 millones y medio de dólares para que el plan comience a rodar.

AdvertisementAdvertisement

 

La eficiencia como máxima

El nuevo Aptera, desarrollado en colaboración con el fabricante Elaphe Propulsion Technologies, propone una evolución tecnológica aún mayor que el anterior prototipo.

De nuevo, se trata de un vehículo de tres ruedas, para dos ocupantes, basado en una arquitectura ligera pero cuya motorización es ahora totalmente eléctrica y su aerodinámica extremadamente elaborada.

Gracias a contar con una estructura que reduce al máximo el número de elementos integrantes esenciales, tan solo 10,  todos ellos realizados en los materiales más ligeros posibles, todo ello sin renunciar en ningún momento a la protección máxima de sus ocupantes.

La ubicación en las ruedas de los motores elaborados por Elaphe Propulsion Technologies y gracias a la vectorización del par motor permite un reparto equilibrado de la tracción a este triciclo eléctrico.

Gracias a esta disposición mecánica y motriz, la aerodinámica se torna esencial también en tanto en cuanto de la estabilidad y de la eficiencia para con el uso de la energía.

Así, gracias a sus simulaciones, el consumo de energía de este vehículo se fija en 100 Wh, lo cual, junto con su acumulador, le permitirían alcanzar una autonomía de unos 1.600 km,a todo esto, incluyendo sistema inteligentes que permitan la conducción autónoma que, directamente, comparan con el de Tesla, BMW o Audi.

Pero esto no es todo, para la recarga de su batería, el Aptera podría prescindir de la red eléctrica ya que, gracias a los paneles solares de su carrocería, el vehículo podría cargarse mediante la energía procedente del Sol.

Este sistema ha sido nombrado como Never Charge y aparecería en los primeros Aptera fabricados, los de la edición inicial de lanzamiento. El precio de venta de los primeros ejemplares estaría entre los 36.000 y 59.000 dólares.

Para minimizar los costes, entre otros, se ha tenido en cuenta, por ejemplo, el uso de internet como vía de difusión, reserva y petición de pruebas, la venta directa, sin intermediarios, entre el fabricante y el comprador, y la entrega a domicilio del vehículo.

El futuro de Aptera Motor

Como decíamos, desde 2019 los fundadores y directores ejecutivos han traído de vuelta a la compañía y, además de buscar socios inversores, se encuentran en plena fase de captación de otros inversores que pongan el capital suficiente para la siguiente fase del proyecto.

De hecho, en la hoja de ruta de esta empresa está que el primer prototipo de este nuevo Aptera sea expuesto y conducido el próximo año. Según las peticiones, el Aptera eléctrico de tres ruedas empezaría su producción en un orden de 2.000 ejemplares en 2021, aumentar hasta los 10.000 en 2022.

Pero esto no es todo, en el ambicioso plan de trabajo de Aptera Motors se encuentra la construcción de un vehículo eléctrico de 6 plazas cuyo prototipo será expuesto en 2020 y, previsiblemente, fabricado desde finales de 2021.