Aston Martin está a punto de adentrarse en el mundo de los vehículos eléctricos, un sector que se verá gobernado muy pronto por el inminente Rapide E

El segmento de los eléctricos está ampliando fronteras al permitir que todo tipo de vehículo se asocien con esta nueva mecánica que está causando furor. Los superdeportivos están empezando a recurrir con insistencia a este tipo de corazones, algo que nos demuestra Aston Martin con sus inminente primer vehículo 100% eléctrico. La firma británica ha tomado como base al Rapide, un lujoso coupé de cuatro puertas que ha apostado por un nuevo tipo de mecánica para demostrar que la electricidad y la deportividad son dos conceptos que pueden ir de la mano.

De esta forma, Aston Martin reafirma sus claras intenciones de electrificar su gama de modelos, permitiendo a sus clientes acceder a un nuevo nivel de experiencia que se mantiene fiel a los principios de la marca. El Rapide E -nombre que recibe la variante eléctrica- respeta sus orígenes, pero ha dejado un amplio espacio a los propulsores eléctricos, los cuales se encargarán de hacer el trabajo que hasta hace poco desempeñaba su embriagador V12 de 6.0 litros.

155 unidades para 155 afortunados

Aston Martin siempre ha destacado por ser capaz de proporcionar un extraordinario nivel de exclusividad a su gama de modelos, y con el Rapide E no iba a ser diferente. Aún es pronto para que la marca se aventure a ofrecer una serie de vehículos 100% eléctricos, pero el Rapide E se trata del primer intento y es por esto que Aston Martin ha querido hacerlo especial.

Pese a que aún desconocemos el aspecto estético de este primer eléctrico de la firma británica, ya conocemos una serie de suculentos datos. Entre estos se encuentra la producción del Rapide E, la cual estará limitada a tan solo 155 unidades. Estas serán entregadas a finales del año que viene, pero contamos con poder ver en primicia al Rapide E mucho antes del cese de su producción.

Más de 600 CV de potencia puramente eléctricos por cortesía de Aston Martin

Aston Martin y deportividad van de la mano, independientemente del propulsor que se encuentre en sus entrañas. El nuevo Rapide E no iba a ser una excepción y es por esto que la firma británica ha decidido mantener intacto el característico espíritu de sus vehículos en esta nueva generación de eléctricos que se aproxima de la mano de Aston Martin.

Para ello, la marca ha instalado una batería de 800V con una capacidad de 65 kWh y más de 5.600 celdas de ion de litio 18650 en formato cilíndrico. Este nuevo sistema de baterías se encarga de alimentar los dos motores eléctricos cuya función principal es la de generar la máxima potencia posible. Ambos se sitúan en la parte posterior del Rapide E y, de forma conjunta, son capaces de ofrecer 610 CV y unos impresionantes 950 Nm de par.

Gracias a estas cifras, el inminente Aston Martin Rapide E es capaz de alcanzar los 100 km/h en menos de 4 segundos y declara una velocidad máxima de 250 km/h. Sin embargo, velocidad y rapidez son los únicos rasgos que presenta esta super berlina eléctrica, ya que la firma inglesa también ha centrado gran parte de sus esfuerzos en dotar al Rapide E con una buena autonomía pese a su segmento.

320 kilómetros de autonomía que pueden alargase mucho más

Una de las principales trabas de los vehículos eléctricos era hasta hace no mucho su autonomía, pero la presencia de más puntos de carga y la mejora de las baterías está empezando a solventar este problema. Aston Martin ha sido capaz de ofrecer un vehículo deportivo a la par que eficiente, ya que el nuevo Rapide E declara una autonomía total de 320 kilómetros según la normativa WLTP.

Sin embargo, la berlina inglesa esconde más sorpresas, ya que será posible disponer de 297 kilómetros de autonomía en una hora si recurrimos a un cargador de 400V/50Kw. Esto también puede variar si empleamos el sistema de batería de alto voltaje de 800V, ya que podremos disfrutar de una carga más rápida y de una autonomía de casi 500 kilómetros en una hora, algo posible si contamos con un cargador de 800V que entregue 100 kW o más.