Audi acaba de anunciar la llegada de su nueva gama de vehículos g-tron a España, y la cual estará compuesta por el A3, el A4 Avant y el A5 Sportback

Las alternativas a la gasolina y a los combustibles tradicionales se están asentando con diligencia en nuestro mercado, algo que nos demuestran marcas como Audi. La firma de los cuatro aros acaba de anunciar que su segunda oleada de vehículos g-tron ya está disponible español y para demostrarlo nos los han querido presentar. De momento serán los A3, A4 y A5 Sportback los encargados de sostener este segundo apellido sobre su zaga y, por ende, también al GNC, un segundo combustible que permitirá a sus usuarios experimentar un importante ahorro y reducir las emisiones emitidas.

Con esta premisa, la firma germana ha querido buscar un apoyo a sus vehículos e-tron, los cuales se irán asentando poco a poco de la mano de los bifuel e híbridos. Pero, mientras tanto, Audi ha querido permitir a sus usuarios disfrutar de una serie de modelos más comprometidos con el medioamiente pero que no renuncian en ningún momento ni a las prestaciones ni a la gasolina.

Tres modelos para representar a la gama g-tron

Como hemos mencionado, de momento serán tres los modelos los encargados de representar a la familia g-tron de Audi. De esta forma, el A3 Sportback, el A4 Avant y el A5 Sportback han sido los elegidos para incorporar un segundo tanque de combustible que irá lleno de GNC, es decir, Gas Natural Comprimido, una solución muy interesante a la hora de obtener la etiqueta ECO para poder adentrarnos hasta el corazón de ciudades como Madrid o Barcelona.

En una primera instancia nos encontramos con el Audi A3 Sportback 30 g-tron, la variante del compacto alemán que combinará gas y gasolina. En sus entrañas nos encontramos con un propulsor 1.5 TFSI que sustituye al anterior 1.4 y que será capaz de erogar 131 CV de potencia, cifra que se verá arropada por una autonomía de GNC de 411 kilómetros según el ciclo WLTP y un consumo medio homologado de 4,2 kilos/100 km.

Por otra parte, los A4 Avant y A5 Sportback 40 g-tron comparten motorización pese a sus claras diferencias estéticas. Detrás de dicha denominación se esconde el ya conocido 2.0 TFSI que desarrolla 170 CV de potencia y que se encuentra en la tesitura de recorrer un total de 393 kilómetros en el caso del A5 y 383 en el del A4 recurriendo exclusivamente al GNC. Al mismo tiempo, sus consumos homologados son de 4,4 y 4,5 kilos/100 km respectivamente.

Una mayor seguridad

Es cierto que el uso del GNC o de cualquier otro gas para mover un vehículo genera mucha incertidumbre ante los posibles riesgos, pero lo cierto es que Audi ha adaptado unas importantes medidas de seguridad para su desarrollo. Los depósitos son capaces de soportar hasta 200 bares de presión, y cuentan con una cámara de poliamida hermética al gas.

Para ofrecer una resistencia lo más alta posible, los ingenieros de la firma de los cuatro aros han recurrido a una capa intermedia de polímero reforzado con fibra de carbono (PRFC) y una segunda capa de polímero reforzado con fibra de vidrio (PRFV) en la parte exterior. De esta forma no solo se evitan inestabilidades dentro del propio tanque, sino que estos también se hacen resistentes a la presión que pueden experimentar en caso de accidente.

Si los depósitos reciben algún tipo de golpe, la tonalidad de la capa cambia a color blanco para indicar las imperfecciones que puedan haber sufrido. Al mismo tiempo y al igual que ocurre con los vehículos, Audi somete a los tanques de GNC a intensas pruebas antes de su instalación que se encargan de analizar el nivel de seguridad y resistencia que ofrecen.

Ya en España desde 30.920 euros

Con esta nueva remesa de los vehículos g-tron, Audi ha establecido una serie de precios que superan a los de las variantes menos complejas a nivel mecánico. De esta forma será necesario llevar a cabo un desembolso de 30.920 euros en caso de que queramos hacernos con el Audi A3 g-tron, una cifra que asciende hasta los 43.820 euros en caso de decantarnos por el A4 Avant y que culmina en los 46.840 euros que la marca pide por el A5 Sportback.

Es así como Audi pretende seguir combatiendo contra el alto nivel de contaminación al recurrir a la gama g-tron, los cuales son capaces de reducir las emisiones en un 25% cuando durante el proceso de combustión se recurre al GNC. Al mismo tiempo, los modelos híbridos y eléctricos seguirán llegando poco a poco con el objetivo de ofrecer a los potenciales clientes diferentes opciones que prescindan de la gasolina o que la apoyen con otro sustento menos nocivo para el medioambiente.