Las baterías de iones de litio de coches eléctricos como el Audi e-tron tendrán una segunda vida en la planta de Ingolstadt, Alemania.

Audi reutiliza las baterías de iones de litio en los vehículos de sus fábricas y es que la marca de los cuatro aros está ensayando la utilización de baterías recicladas en los vehículos que prestan servicios en la factoría que la marca tiene Ingolstadt.

La normativa es clara y obliga a los fabricantes de automóviles a retirar las baterías una vez que han sido utilizadas, pero debido a que éstas aún tienen una proporción de su capacidad de carga, Audi estaría investigando como las baterías de los coches de pruebas podrían tener una segunda vida útil.

Las baterías de iones de litio que están poniendo a prueba son las del Audi e-tron, el Audi A3 e-tron y el Audi Q7 e-tron.

Advertisement

Baterías de iones de litio, una segunda vida

Las carretillas elevadoras y los tractores de remolque, hasta ahora utilizaban baterías de plomo-ácido. Éstas tardaban varias horas en volver a estar operativas. Ahora, con las baterías de iones de litio, los empleados pueden cargar los vehículos en la zona de estacionamiento aprovechando, tal y como asegura la marca, los tiempos normales de inactividad, “por ejemplo, en los descansos entre turnos. Esto ahorra espacio y también elimina el esfuerzo requerido para reemplazar las baterías”.

“Audi contempla un gran ahorro potencial si se convirtiese la flota de vehículos de servicio utilizados en las fábricas para funcionar con baterías de iones de litio en sus 16 factorías en todo el mundo”.

 

Peter Kössler, responsable de Producción y Logística de Audi, ha manifestado que “cada batería de iones de litio representa un alto consumo de energía y recursos valiosos que deben utilizarse de la mejor manera posible“.

“Para nosotros, una estrategia de movilidad eléctrica sostenible también incluye un proyecto sensato de segunda utilización para las baterías”. Es importante conocer que la capacidad que queda en las baterías es la necesaria para los vehículos internos de las fábricas. Además, este tipo de baterías de iones de litio permite una mayor eficiencia y eficacia en el día a día ya que como la propia marca de los cuatro aros asegura, los vehículos son capaces de mantener una velocidad constante en rampas.

Batería de iones de litio del Audi e-tron

La batería de iones de litio que equipa el Audi e-tron que acabamos de probar, consta de 36 módulos individuales. Está situada entre los ejes delantero y trasero bajo el piso. De esta forma se forma un bloque plano y ancho.

Para conseguir el mismo tamaño que la que poseen las máquinas, a los 36 módulos se le añaden 24 más. Así no hay que hacer una gran inversión y se puede seguir trabajando con las mismas máquinas en la factoría.

“El equipo de proyecto de las áreas de producción, logística y desarrollo ha estado trabajando en este segundo uso de las baterías durante aproximadamente dos años. Tras una primera fase de pruebas con éxito, ahora se están ensayando los primeros vehículos con estas baterías en las tareas de producción diarias. Este proyecto pionero es uno de los muchos que demuestran el compromiso de Audi con el uso racional y eficiente de las baterías de los automóviles eléctricos”.

“Los módulos de batería reciclados también pueden usarse en contenedores de carga móviles para vehículos eléctricos o en sistemas estacionarios de almacenamiento de energía. Audi también está desarrollando conceptos de reciclaje: al final del ciclo de vida de la batería, componentes valiosos de las mismas fluirán hacia nuevos productos y, por lo tanto, seguirán utilizándose”, finalizan desde la marca alemana.