Jaguar promete 470 km de autonomía en su nuevo I-Pace bajo el ciclo WLTP, mucho más realista que el antiguo NEDC

Con una red de puntos de carga todavía insuficiente en España, y prácticamente inexistente fuera de las grandes ciudades en los puntos intermedios de un trayecto, la autonomía de la batería es un aspecto vital para todo aquel que esté pensando en comprar un vehículo eléctrico y quiera utilizarlo para viajar.

Recién llegado al mercado, el Jaguar I-Pace es uno de los vehículos eléctricos más interesantes que podemos encontrar actualmente, con un acabado de lujo, un diseño realmente atractivo y un rendimiento notable. Pocas dudas genera en este sentido a todo aquel que esté pensando en comprar un vehículo eléctrico de gama alta y pueda permitírselo.

Pero, ¿cuál es la autonomía real del Jaguar I-Pace? ¿Será suficiente para completar mis desplazamientos teniendo en cuenta la escasez de puntos de carga en España? Porque parece evidente que alguien que se compra un vehículo de gama alta como el I-Pace no lo va a emplear únicamente por ciudad.

En Top Gear se han hecho esa misma pregunta y han pensando que la única forma de conocer la respuesta es comprobarlo ellos mismos.

Con una batería de 90 kWh Jaguar asegura que según el ciclo WLTP el I-Pace es capaz de recorrer 470 km sin recargar. Pero claro, todos sabemos que estas cifras en circunstancias reales no suelen cumplirse nunca. La prueba realizada por Top Gear consistía en realizar el trayecto entre Londres y Land´s End con una distancia de 291 millas (468 km), rozando la autonomía prometida por Jaguar. El recorrido incluía conducción en ciudad, carreteras y autopista, además de alguna parada para que el conductor pudiese descansar. Finalmente, el I-Pace logró llegar a su destino… o casi.

Lo cierto es que para completar el recorrido sin miedo a quedarse tirados en la carretera se vieron obligados a realizar una recarga añadiendo un 10 por ciento adicional, pero una vez cruzada la línea de meta el indicador del vehículo marcaba un 11 por ciento de batería restante. Es decir, que si el indicador no engaña hubiesen llegado de un tirón con tan solo un 1 por ciento de batería restante.

Hay que tener en cuenta también que para recorrer estos 468 km durante la prueba no utilizaron el climatizador del coche en ningún momento, ni el equipo de sonido, la velocidad a la que circularon era moderada, e incluso el HUD iba apagado; todo para reducir al máximo el consumo de energía y poder recorrer así algún kilómetro más. Esto es algo que no se va a dar en una situación real, ya que nadie se gasta más de 70 mil euros en un coche para ir con el climatizador apagado. Tampoco se dice nada de la temperatura exterior, pero por la época del año que es será seguramente bastante favorable, y ya sabemos que en invierno con el frío la autonomía se resentirá. Por norma general debemos esperar, por tanto, una autonomía inferior a esos 470 km.

En cualquier caso, la autonomía real en condiciones favorables parece que sí se aproxima a la prometida por Jaguar. Un viaje Madrid-Barcelona, por ejemplo, debería poder realizarse perfectamente si planificamos una parada a mitad de camino para cargar en Zaragoza.

Aunque la falta de una red de cargadores en los que se pueda confiar, como sí tiene Tesla, es sin duda el punto más débil del nuevo I-Pace de Jaguar para cualquier potencial comprador en España; también es cierto que unos 400 km de autonomía, en casi cualquier circunstancia, parecen más que suficientes para realizar largos desplazamientos fijando las paradas en capitales de provincia en las que será más fácil encontrar un punto de carga operativo.