Un vídeo muestra que el Autopilot de Tesla es capaz de identificar y esquivar a un conejo que se había cruzado en la carretera, salvándole así la vida

Elon Musk lleva mucho tiempo afirmando que el Autopilot de Tesla, si se utiliza correctamente, puede salvar muchas vidas en la carretera. Hasta ahora siempre habíamos dado por hecho que con esa afirmación se refería a las vidas de muchas personas, pero lo cierto es que podría incluir también las vidas de algunos animales que se cruzan inesperadamente en la trayectoria del vehículo.

El conductor de un Tesla Model S ha publicado recientemente un vídeo que demuestra que el Autopilot de su vehículo fue capaz de detectar y esquivar un conejo en mitad de la carretera, evitando así un final fatal, al menos para el conejo.

El Autopilot de Tesla sorprende

Tal y como puede verse en el vídeo que encontrarás un poco más abajo, el Tesla Model S circulaba por una carretera secundaria de noche y con algo de niebla. Las malas condiciones climatológicas no fueron obstáculo, sin embargo, para que el Autopilot de Tesla fuese capaz de detectar el conejo, aminorar la velocidad y realizar una maniobra evasiva que le salvase la vida. Además, por si fuera poco, incluso desactivo automáticamente las luces largas, llamando así la atención del animal.

El incidente fue recogido por la cámara frontal del Model S que, utilizando la función Dashcam, registra y guarda el vídeo de cualquier incidente que se produzca para su posterior visualización. El propietario del Model S compartió posteriormente el vídeo en Twitter, afirmando que en ese momento circulaba a unos 110 km/h.

Este incidente ha llamado mucho la atención en algunas comunidades de usuarios de Tesla, ya que no es habitual que el Autopilot sea capaz de reaccionar ante pequeños animales que se cruzan en la carretera. Algunos usuarios de estas comunidades sugieren que lo que podría haberle salvado la vida a ese conejo es su posición en la carretera. Al estar situado de lado, es posible que el sistema de reconocimiento del Autopilot de Tesla haya podido identificarlo más fácilmente. Algo que quizás no habría ocurrido si hubiese estado de espaldas, o incluso de frente.

Cada día que pasa un poco mejor

En cualquier caso, no debemos olvidar que las capacidades del Autopilot de Tesla se encuentran en un estado de constante mejora. Los miles de vehículos de la marca envían continuamente información recogida por las cámaras a la red neuronal de Tesla, que posteriormente es procesada empleando machine learning para que, de este modo, el sistema sea capaz de identificar nuevas situaciones de peligro que antes hubiesen sido ignoradas.

No sería extraño, por tanto, que durante los próximos meses vídeos como este, en el que el Autopilot es capaz de esquivar pequeños animales que se cruzan en la carretera, sean cada vez más habituales.