BMW Group está participando en un nuevo proyecto para desarrollar el sistema de carga bidireccional en sus coches eléctricos

BMW está inmerso en el nuevo proyecto Bidirectional Charging Management, que reúne a varias empresas del sector automotriz, energético y científico. El objetivo de este plan pasa por facilitar el uso de las energías renovables y aumentar la fiabilidad del suministro de energía, por lo que el punto clave de todo esto es la carga bidireccional.

Los nuevos vehículos eléctricos equipados con carga bidireccional no sólo podrán alimentarse de la energía eléctrica cuando estén enchufados a un punto de carga, sino que podrán hacer el efecto contrario y devolver esta energía a la red eléctrica. Esto quiere decir que los EV se convertirán en almacenes de energía móviles que podrán funcionar como generadores cuando sea necesario. Algo parecido al xStorage, una de las ideas de Nissan para electrificar al mundo.

Conseguir que tengan esta función implica un duro trabajo tecnológico que incluye la modificación del hardware de carga y su gestión. Es precisamente en este trabajo es donde BMW Group va a tener más responsabilidad en el proyecto.

BMW ya ha estado haciendo pruebas en California con una flota de 300 vehículos eléctricos. Con los resultados recogidos en estos testeos, la marca se ha asociado con la empresa energética TenneT para desarrollar una nueva solución innovadora en Alemania.

Este nuevo plan tendrá en cuenta las necesidades de movilidad de cada cliente, la disponibilidad de energía verde y la carga de la red eléctrica. Gracias a esto, los vehículos enchufados a la red podrán detener y reanudar la carga para aprovechar, por ejemplo, los momentos en los que las tarifas sean más económicas.

Bmw Carga Bidireccional (3)La carga bidireccional de BMW permitirá que los EV sean generadores portátiles

Además, gracias a la carga bidireccional, la energía almacenada en la batería del vehículo eléctrico puede funcionar como suministro de un domicilio en los momentos en los que la demanda de red sea más alta. Mientras tanto, el propio sistema conoce cuando la demanda es menor y la aprovecha para cargar las baterías.

Uno de los incentivos para que BMW esté inmerso en este proyecto es que la integración de los vehículos eléctricos a la red eléctrica nacional puede aumentar el consumo de energías renovables. Por esto, la capacidad de los parques eólicos y de las plantas solares puede aprovecharse al máximo.

Por poner un ejemplo, la energía sobrante recogida por una placa solar puede almacenarse en las baterías de un vehículo eléctrico y utilizarse para tres labores: conducir, alimentar a la red doméstica o devolverlo a la red eléctrica.

El Bidirectional Charging Managment comenzará a funcionar en 2021. Para ello, durante todo el año próximo, habrá una flota de 50 BMW i3 equipados con el sistema funcionando a nivel particular para comprobar los verdaderos beneficios que permite este plan. Por lo tanto, BMW sigue evolucionando para que sus futuros vehículos eléctricos estén completamente integrados en la vida cotidiana.