Se denomina BMW i Hydrogen Next y abre las puertas de la marca bávara a la pila de combustible de hidrógeno. Esto es posible gracias a su asociación con Toyota.

Aparentemente, todavía estamos a casi tres años de un BMW X5 con pila de combustible de hidrógeno. Basado en la generación saliente y el set de producción a pequeña escala en 2022, el BMW i Next Hydrogen Concept lo está anticipando .

Presentado en el Salón del Automóvil de Frankfurt de 2019, junto con el BMW Concept 4 y su controvertida parrilla, el estudio se parece a las otras versiones del SUV premium, aunque con algunas actualizaciones visuales como los acentos azules en la parrilla, las ruedas, en la parte posterior y en la carrocería. Las modificaciones lo hacen instantáneamente reconocible como modelo AI, según su creador.

Para llevar al mercado el BMW X5 impulsado por hidrógeno, la marca bávara capitalizará su asociación con Toyota. Las dos compañías unieron fuerzas en 2013 para desarrollar conjuntamente un sistema de transmisión utilizando tecnología de celdas de combustible, y dos años después, los alemanes comenzaron a probar un prototipo del GT de la Serie 5 que empacaba una pila de celdas de combustible Toyota. El acuerdo de desarrollo de productos se firmó en 2016 y, desde entonces, han estado trabajando para mejorar la tecnología.

Advertisement

BMW y Toyota, juntos por la pila de combustible de hidrógeno

Con el tiempo, la apuesta de BMW por el hidrógeno debería dar sus frutos, al igual que otros vehículos con celdas de combustible, un BMW X5 sin emisiones de dióxido de carbono tendrá una autonomía de conducción comparable a los modelos de gasolina, independientemente de la temperatura exterior, mientras que el reabastecimiento de combustible del tanque llevará menos de 4 minutos.

En general, el futuro BMW X5 impulsado por hidrógeno, como el modelo de exhibición cuyas especificaciones aún no se han hecho públicas, no comprometerá la comodidad y la capacidad de remolque. El único problema que debe resolverse es la cantidad de estaciones de servicio que, suponemos, es una de las razones por las que BMW no tiene tanta prisa por desplegar su FCV.

Según la propia marca germana, «el BMW i Hydrogen NEXT demuestra que esta tecnología puede integrarse eficazmente en un automóvil dinámico como el BMW X5. Las ligeras modificaciones en el diseño del vehículo lo hacen deliberadamente reconocible como modelo BMW i. BMW i apuesta por la innovación y actúa como incubadora de todas las nuevas tecnologías del Grupo BMW».

«En la parte delantera, las modificaciones son claramente más visibles por el distintivo diseño del capó, con el patrón azul de BMW i. Este patrón reaparece en forma tridimensional en las tomas de aire. La forma y color del patrón forman un flujo dinámico a través de la parte frontal y los flancos de la carrocería, en color Mineral White. Los detalles de las llantas de aleación proporcionan una confirmación adicional de los genes BMW i del modelo.»