Esos 270 kW de potencia de carga máxima soportada sitúan al Taycan muy por encima de sus rivales, como ha quedado demostrado en este test

Porsche presentó oficialmente el Taycan este pasado 4 de septiembre, y lo hizo además de forma simultánea en 3 localizaciones en distintos continentes. Alemanía, China y Canadá fueron los lugares elegidos. Y precisamente desde este último, una unidad del Porsche Taycan Turbo inició un viaje para demostrar en el mundo real la velocidad de recarga del primer deportivo eléctrico de la firma de Stuttgart.

El Porsche Taycan Turbo se dirigió desde el lugar de la presentación en las Cataratas del Niágara, hasta un cargador ultra-rápido de la red de Electrify America situado en Bloomsburg (Pensilvania), a unos 400 km de distancia.

La red de Electrify America cuenta con cargadores con una potencia de máxima de 350 kW; lo que hace posible sacar el máximo partido de la arquitectura de 800V que Porsche ha implementado en el Taycan, frente a los habituales 400V del resto de vehículos eléctricos del mercado.

Advertisement

Esos 270 kW de potencia carga soportada marcan la diferencia

Durante la presentación realizada ese mismo día, Porsche aseguró que el Taycan es capaz de soportar una potencia máxima de 270 kW al realizar una recarga. Esto supone, según afirmaron, que en condiciones ideales puede incrementarse 100 km la autonomía del vehículo en solo 5 minutos.

Los resultados obtenidos en esta prueba real no desmienten aquella afirmación. El Porsche Taycan Turbo inició la recarga con un 5 por ciento de batería restante, y en tan solo 22 minutos y medio, el nivel de carga de la batería alcanzó el 80 por ciento.

Haciendo un cálculo aproximado, si tenemos en cuenta que Porsche afirma que la autonomía WLTP de la versión Turbo es de 450 km, eso significa que en estos 22 minutos y medio se incrementó la autonomía del vehículo en unos 337.5 km ((80 – 5)/ 100 x 450).

Paradas más cortas y más tiempo viajando

Parece claro, por tanto, que el Porsche Taycan se encuentra actualmente a un nivel muy superior respecto al resto de sus rivales en lo que a la velocidad de recarga de la batería se refiere. Un factor tan importante o más que la propia autonomía del vehículo a la hora de realizar largos viajes.

Y es que de poco sirve que un vehículo eléctrico ofrezca una gran autonomía, si nos vemos igualmente obligados a realizar una parada para recargar y en esa pausa perdemos más tiempo que otro vehículo que tiene que realizar dos paradas.

Por último, no debemos olvidar que aquí en Europa, estos mismos resultados deberían de poder obtenerse en la red de cargadores de Ionity, que al igual que los de Electrify America tambien prometen una potencia de carga de 350 kW.