El i8 Roadster Safety Car está basado en un vehículo de serie, al que se le han realizado algunas modificaciones para su uso como coche de seguridad

BMW es, desde sus orígenes, uno de los socios colaboradores del campeonato de la ABB FIA Formula E. Si sigues esta competición, o has visto alguna carrera, seguramente te habrás dado cuenta que BMW emplea un i8 Coupé como coche de seguridad cuando se produce algún accidente.

Aprovechando la celebración del Gran Premio de Formula E en Mónaco, la firma alemana ha presentado este pasado fin de semana en el Yacht Club de la ciudad monaguesca su nuevo i8 Roadster Safety Car.

Este nuevo coche de seguridad será empleado por BMW en la Formula E junto al i8 Coupé que ha venido utilizando hasta ahora. Basado en un i8 Roadster de serie con algunas modificaciones, este nuevo vehículo será el primer Safety Car sin techo que se empleará en una competición de la FIA.

Advertisement

El i8 Roadster Safety Car para la Formula E

En una nota de prensa distribuida tras la celebración de este evento, la firma alemana explica las modificaciones que el equipo de ingenieros de BMW han realizado sobre un i8 Roadster de serie para convertirlo en un Safety Car.

El cambio más notable ha sido la sustitución del parabrisas por uno mucho más corto, tal y como puede verse en las imágenes. BMW afirma que este cambio le da una apariencia mucho más dinámica. Además, el centro de gravedad se ha reducido 15 milímetros, se han añadido frenos cerámicos, una barra antivuelco aprobada por la FIA, un difusor frontal y un alerón posterior que le da un mayor agarre en curvas.

Junto a estos cambios técnicos, BMW ha tenido que realizar también algunas modificaciones para adaptarlo a su uso como coche de seguridad. Así, se ha añadido en la parte posterior una barra con la iluminación necesaria para que sea perfectamente visible por los coches que compiten en la carrera. Los ingenieros de BMW han incluido también una antena de datos y otra de GPS, así como un avanzado sistema de comunicaciones y una cámara que permite ver todo lo que ocurre por detrás.

Un trabajo excepcional de los ingenieros de BMW

Otro elemento que llama especialmente la atención de este i8 Roadster Safety Car es el diseño gráfico sobre la carrocería acompañado de vivos colores. El azul y el púrpura son los colores naturales que se asocian con la electricidad, mientras que el naranja y el verde pertenecen a las luces de aviso de cualquier coche de seguridad.

Con este nuevo BMW i8 Roadster Safety Car, la firma alemana amplía así su flota de vehículos en la Formula E. BMW utiliza además en esta competición un i8 Coupé, también como coche de seguridad; junto a un BMW i3s como coche de Dirección de carrera y un BMW 530e como coche médico.