La NTSB afirma que el conductor del Tesla Model 3 circulaba con el Autopilot activado y no se percató de la situación de peligro

Un informe publicado por la Agencia para la Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTSB) revela que el Autopilot estaba activado en el momento en el que se produjo un terrible accidente en Delray Beach (Florida) a principios del pasado mes de marzo. En ese suceso estuvieron implicados un Tesla Model 3 y un camión de transporte con remolque.

El accidente se encontraba bajo investigación y, ahora, la NTSB ha publicado un primer informe preliminar en el que, tan solo explica lo ocurrido, sin llegar a obtener conclusiones sobre quién fue el culpable de lo ocurrido.

El informe afirma que el conductor del Model 3 activó el Autopilot 10 segundos antes de la colisión y que circulaba por la autopista a unos 110 km/h, siendo el límite de velocidad en ese punto de 90 km/h. Según esta agencia, ni el conductor ni el Autopilot se percataron de la presencia del camión y, por tanto, no realizaron ninguna maniobra evasiva para tratar de esquivarlo.

Exceso de velocidad, falta de atención y una maniobra peligrosa

Respecto al conductor del camión, el informe señala que estaba cruzando la autopista con la intención de seguir su ruta en dirección opuesta. Por este motivo, redujo la velocidad mientras realizaba la maniobra, estando prácticamente cruzado en la autopista en el momento en el que el Tesla Model 3 colisionó con el lateral del remolque.

El hecho de que el conductor del Model 3 no se percatara de la presencia del camión explica la gravedad del accidente. El Model 3 pasó a gran velocidad por debajo del remolque, perdiendo en ese momento el techo que fue arrancado por el impacto. Finalmente el coche se detuvo en la mediana de la autopista, a unos 500 metros de donde se encontraba el camión.

Tras la publicación de este informe, Tesla se ha apresurado a expresar su pesar por lo ocurrido, recordando a continuación que los propietarios de sus vehículos han recorrido conjuntamente más de mil millones de millas con el Autopilot activado. Los datos de la compañía reflejan que, cuando es usado correctamente, el uso del Autopilot mejora la seguridad en la carretera.

Con el Autopilot activado el conductor debe mantener la atención

Es importante recordar que el uso del Autopilot de Tesla requiere la atención continua del conductor y, aunque su nombre pueda generar confusión, no es un piloto automático propiamente dicho; sino un sistema de ayuda a la conducción. Tesla ha incidido sobre ello en numerosas ocasiones y, con el Autopilot activado, requiere que el conductor genere cierta resistencia en el volante de forma frecuente, dejando así constancia de que mantiene las manos en el volante.

Como ya hemos comentado anteriormente, este informe tiene únicamente carácter preliminar y trata únicamente de explicar lo ocurrido. La investigación, por tanto, sigue en curso.