El T-Pod de Einride es un camión eléctrico con autonomía de nivel 4 que acaba de comenzar a transportar mercancias en Suecia

Desde hace años nos vienen contando que en no mucho tiempo los camiones circularán autónomamente, transportando mercancías de un lado a otro sin necesidad de un conductor. Pues bien, ese día ya ha llegado (aunque sea con algunas limitaciones).

El T-Pod de Einride, un camión totalmente eléctrico y autónomo, ha comenzado a transportar mercancías en Suecia; aunque por el momento su radio de acción se limita a un tramo de una carretera pública del país. Einride y la empresa DB Schenker aseguran que se trata del primer camión autónomo en servicio del mundo.

Este vehículo futurista, que perfectamente podría formar parte de una película de Star Wars, cuenta con conducción autónoma de nivel 4. Este nivel de autonomía permite que, en algunas situaciones concretas, un operador puede tomar el control remotamente; gestionando desde su puesto, a kilómetros de distancia, el correcto funcionamiento de hasta 10 de estos vehículos.

AdvertisementAdvertisement

Lo último de lo último

El T-Pod emplea una plataforma de Nvidia para procesar la información que captan todos sus sensores en tiempo real y se comunica con el puesto de control remoto empleando una conexión 5G. Einride asegura que la conectividad 5G es vital para su funcionamiento autónomo y, por ese motivo, ha sido necesario que Ericsson y Telia construyan un par de torres de telefonía con esta tecnología que dan cobertura en todo el recorrido.

En lo que respecta a su autonomía, el T-Pod integra una batería de 200 kWh, que le permite circular hasta 200 km, según el fabricante. Un dato destacable, si tenemos en cuenta que cuando está completamente cargado con mercancías su peso puede alcanzar las 26 toneladas.

La velocidad máxima del T-Pod estará limitada electrónicamente a 85 km/h; aunque por el momento, durante el periodo de pruebas, se va a limitar a tan solo 5 km/h. El recorrido que realiza actualmente es bastante corto, y se limita al transporte por una carretera pública entre un almacén y una terminal.

El T-Pod podría llegar a otros mercados próximamente

Robert Falck, CEO de Einride, afirma que la obtención de los permisos necesarios para que este vehículo pueda circular autónomamente supone, a día de hoy, un reto muy importante. El T-Pod solo está autorizado a circular en este tramo de la carretera que une el almacén con la terminal. Un permiso que, además, es valido únicamente hasta finales del próximo año.

Falck asegura que su compañía está trabajando para conseguir este tipo de permisos en otros países, y ya tienen un ojo puesto en el mercado norteamericano, donde creen que será mucho más fácil obtenerlos.