BMW estaría valorando si mantener un sistema de propulsión híbrido enchufable como el del BMW i8 actual o apostar por una versión totalmente eléctrica

El BMW i8 representa la apuesta por la electrificación que la marca bávara inició hace ya varios años. La versión de producción de este híbrido enchufable se dio a conocer en 2013 durante el Salón del Automóvil de Frankfurt, mientras que su comercialización se inició en Alemania en junio de 2014.

Cinco años después, las perspectivas de futuro del vehículo eléctrico han dado un giro de 180 grados y, por este motivo, BMW se está planteando desarrollar una nueva generación del i8 que contaría en esta ocasión con un sistema de propulsión totalmente eléctrico.

Aunque en un principio el plan A de BMW era mantener el sistema de propulsión híbrido enchufable en la nueva generación del i8. Ahora, algunas informaciones sugieren que BMW estaría valorando un plan alternativo que convertiría al i8 en un deportivo totalmente eléctrico.

Advertisement

La competencia será totalmente eléctrica

Con este cambio de planes la intención de la marca bávara sería que el i8 pueda competir de tú a tú con otros deportivos eléctricos de altas prestaciones que están a punto de llegar al mercado, como el Tesla Roadster, o el Porsche Taycan.

Aunque por el momento no se conocen apenas detalles sobre este proyecto, lo que sí se sabe es que podría compartir algunos elementos con el BMW iNext, un crossover eléctrico cuya comercialización está prevista para el año 2021. De hecho, se especula que BMW podría incluso estar considerando un cambio de plataforma, con la intención de emplear una nueva similar a la del iNext.

En caso de que finalmente se descarte la utilización de un sistema de propulsión totalmente eléctrico, BMW podría integrar un motor de combustión de cuatro o seis cilindros, en vez del motor tricilíndrico que emplea el modelo actual. En este caso la potencia del motor superaría los 600 caballos, mientras que su peso se mantendría por debajo de las dos toneladas.

El nuevo BMW i8 llegará en 2023

Sea como sea, la decisión final no se tomará hasta finales de este año, y su presentación e inicio de la producción está prevista para el año 2023. Si no hay ninguna filtración antes, será entonces cuando conozcamos si la compañía bávara ha decido finalmente apostar por una versión totalmente eléctrica del i8 o, por el contrario, ha tomado una decisión mucho más conservadora.

No hay que olvidar, sin embargo, que para entonces BMW habrá aprendido ya mucho de su paso por la Formula E y podría utilizar buena parte de la tecnología desarrollada para esta competición. Lo que podría inclinar la balanza hacía una versión totalmente eléctrica del nuevo i8.