Este cambio de rumbo en Europa apostando por la electrificación contrasta con la decisión de abandonar la fabricación de turismos en el mercado americano

Ford ha hecho pública esta pasada semana su nueva estrategia de negocio para el mercado europeo. Se trata de una serie de cambios, algunos de ellos drásticos, que suponen un claro cambio de rumbo para la compañía.

Entre todas las medidas que van a ser adoptadas, llama especialmente la atención el aparente cambio de posición en relación a la relevancia del vehículo eléctrico. Y es que la firma americana ha sorprendido a propios y extraños al anunciar que introducirá versiones electrificadas de todos sus vehículos no comerciales en Europa.

Steven Armstrong, principal responsable de las operaciones de la compañía en Europa, ha sido el encargado de anunciar esta reestructuración que, según sus propias palabras, va a realizarse con decisión. Los planes de la compañía para los próximos años pasan por invertir en los vehículos, servicios, segmentos y mercados más adecuados, para lograr así unos beneficios sostenidos a largo plazo. De este modo, pretenden crear valor para sus accionistas, ofreciendo al mismo tiempo a sus clientes los mejores vehículos.

Siguiendo los pasos de otros fabricantes

Ford ha anunciado su intención de lanzar al mercado vehículos electrificados en toda su gama. Esto significa que cada modelo, además de contar con una versión de gasolina, estará disponible también en versión híbrida, híbrida enchufable o completamente eléctrica. Un decisión similar a la ya anunciada anteriormente por otros fabricantes, como es el caso de Volvo, Jaguar, o INFINITI.

Así, a lo largo de toda la gama de vehículos de Ford, desde el KA+ hasta el Modeo, todos ellos contarán al menos con una versión híbrida “suave” (los denominados mild-hybrid); existiendo también la posibilidad de encontrar ese modelo en versión híbrida convencional, híbrida enchufable o incluso en versión completamente eléctrica.

Adicionalmente, Ford ha anunciado también que traerá a Europa en 2020 su futuro vehículo completamente eléctrico inspirado en el mítico Mustang.

Cambio de rumbo, pero solo en Europa

Los planes de Ford para el mercado europeo contrastan con los anunciados hace no mucho para el mercado americano. Al otro lado del Atlántico la firma americana ha decidido abandonar la fabricación de vehículos turismo, para centrarse exclusivamente en crossover, SUVs y vehículos comerciales. La única excepción a esta norma será el mítico Mustang que sí seguirá a la venta.

El cambio de rumbo anunciado por Ford en Europa parece un paso en la buena dirección. No obstante, habrá que esperar a los próximos anuncios de la compañía. De este modo podremos comprobar si Ford realmente apuesta por el vehículo eléctrico de forma decidida, o se limita a una electrificación de mínimos comercializando fundamentalmente híbridos suaves con la única intención de superar así las restricciones impuestas en la Unión Europea a los vehículos más contaminantes.