Después de presentar el vehículo más caro de la historia, el próximo objetivo de Bugatti quizás sea un eléctrico que pueda disfrutarse en el día a día

Durante el pasado Salón del Automóvil de Ginebra, celebrado a principios de este mes de marzo, Bugatti dejó completamente atónitos a los fans de la marca y de los superdeportivos de lujo. Y no es para menos, La Voiture Noire es el vehículo más caro de la historia y el más espectacular que jamás se ha visto, con un precio de 18.9 millones de dólares.

Coincidiendo con la presentación de este superdeportivo, Stephan Winkelmann, el jefe de Bugatti, concedió una entrevista a los medios en la que dio algunas pistas sobre los planes de futuro de la compañía.

Winkelmann aseguró que después de llevar ya mucho tiempo desarrollando superdeportivos de lujo, con unos precios cada vez más desorbitados, quizás haya llegado ya el momento de dar un giro de 180 grados apostando por la electrificación.

Advertisement

Un Bugatti eléctrico que lo conducirás cada día

Es importante aclarar que, al contrario de lo que han hecho otros fabricantes de superdeportivos de lujo, al hablar de electrificación Winkelmann no se refiere a la utilización de sistemas híbridos que mejoren el rendimiento, sino a la fabricación de un vehículo 100 por 100 eléctrico perfectamente válido para el uso diario.

Winkelmann ve a Bugatti fabricando un vehículo eléctrico en no mucho tiempo, donde el equilibrio entre el rendimiento y el confort es mucho más importante; por lo que estaría más orientado al uso diario que cualquier otro de sus superdeportivos actualmente en el mercado.

Y no es para menos, los datos de la compañía reflejan que el propietario medio de un Bugatti cuenta con un amplio garaje con 42 coches, de los que tan solo dos son Bugattis. O lo que es lo mismo, realmente el comprador de un Bugatti no lo usa más que en contadas ocasiones, lo que convierte al Bugatti más en una pieza de museo que en un superdeportivo al que sacarle todo su potencial.

El Bugatti más accesible

Con la fabricación de un eléctrico 100 por 100, la firma francesa del grupo Volkswagen quizás quiera recorrer una camino distinto, para sorpresa de los fans de la marca. Un vehículo cómodo y lujoso, que desde luego no será barato, pero sí mucho más accesible que cualquier otro Bugatti.

De este modo, muchos de esos propietarios que conservan sus Bugattis como piezas de museo podrían realmente disfrutar de uno en su día a día, además de llegar también a otro público que jamás se había imaginado que algún día llegaría a conducir su propio Bugatti.