La OCU avisa: un coche con etiqueta Eco o Cero puede contaminar más que otro de gasolina convencional

La Organización de Consumidores y Usuarios, más conocida como OCU, ha realizado un estudio tras el cual han llegado a la conclusión de que un coche con etiqueta Eco o Cero puede llegar a contaminar más que uno con motor de gasolina tradicional

¿Realmente contaminan menos los coches Eco y Cero?

Desde la organización se pretende desmentir esta afirmación y ha querido señalar que, actualmente, circulan vehículos que no cuentan con el distintivo de la Dirección General de Tráfico que contaminan menos que otros que sí lo poseen.

Según asegura la OCU las etiquetas medioambientales de la DGT solo se centran en la tecnología de los motores y no en las emisiones de cada modelo en particular; independientemente de los años que tenga y el uso que se le de al vehículo.

Desde la organización que defiende a los consumidores destacan que el uso de las etiquetas medioambientales y algunas de sus ventajas favorecen la compra de este tipo de vehículos; ya sean híbridos o eléctricos puros. En este mismo punto señalan que los precios de estos modelos son más caros que el resto y perjudica a los consumidores con menos poder adquisitivo.

Advertisement

De esta forma, manifiestan que los usuarios que estén interesados en un coche eléctrico pueden llegar a pagar hasta 2.000 euros más por un modelo de gasolina convencional. ¿Merece la pena?

Los coches Eco y Cero ¿son realmente ecológicos?

Existen en el mercado algunos modelos, sobre todo los utilitarios con poca potencia que su rango de emisiones es incluso menor al de algunos vehículos híbridos no enchufables y no cuentan con este tipo de distintivo.

Lo mismo ocurre con los modelos de gasolina. Si se llevara a cabo una comparativa, serían muchos los modelos en los que sus niveles de emisiones serían más bajos que los de algunos coches híbridos de gran cilindrada, un tema que ya abordamos en el artículos sobre las incongruencias de los coches Eco.

Además, desde la OCU aseguran que “existe un gran número de conductores que ven limitado el acceso a las grandes urbes por no poder comprar un coche con tecnología limpia”.