Aunque Maxwell es una compañía reconocida por la fabricación de ultracondesadores para baterías, el objetivo final de Tesla con esta compra podría ser otro

La noticia del día en el mundo de la movilidad eléctrica es la compra de Maxwell Technologies por parte de Tesla. Una operación que concluirá, si todo sale según lo previsto, durante el segundo trimestre de este año.

Tesla ha realizado una oferta de compra por la que pagará 4.75 dólares por cada acción de Maxwell; o lo que es lo mismo, un 55 por ciento más de lo que valía la acción al cierre del mercado el pasado viernes. Esta operación que ha contado con el apoyo unánime de toda la mesa de dirección de Maxwell.

¿Qué busca Tesla con esta compra?

Maxwell Technologies es una compañía reconocida en su sector dedicada, principalmente, a la fabricación de ultracondesadores para baterías. De hecho es proveedor de algunos de los más importantes fabricantes de automóviles, como la compañía china Geely, actual propietaria de Volvo. Maxwell y Geely alcanzaron un acuerdo por el que la primera proporcionaría a la segunda sistemas de almacenamiento de energía para cinco de sus vehículos híbridos.

Advertisement

Aunque Tesla podría haber comprado Maxwell para emplear esta tecnología de ultracondesadores en sus vehículos, todo apunta a que sus intenciones realmente podrían ser otras.

Maxwell ha desarrollado una nueva tecnología para la fabricación de electrodos para baterías de estado sólido que ofrece unas capacidades impresionantes para el almacenamiento de energía. Esta tecnología ha demostrado ya ser capaz de almacenar más de 300 Wh por kilogramo, y en un futuro próximo podría incluso llegar a los 500 Wh por kilogramo.

Una ventaja competitiva importante

Para que nos hagamos una idea, esto supone un salto enorme respecto a la tecnología actual que se emplea en las batería de iones de litio, que son capaces de almacenar unos 250 Wh por kilogramo. Dejando a un lado otras ventajas de las baterías de estado solido, esto supondría reducir a la mitad el peso de las baterías de un vehículo, manteniendo la misma cantidad de energía almacenada. Algo que de lograrse daría una ventaja competitiva enorme a Tesla.

En una nota de prensa, Maxwell Technologies ha anunciado con satisfacción que ha llegado a un acuerdo para su adquisición por Tesla. Como consecuencia de este acuerdo Maxwell pasará a convertirse en una compañía subsidiaria de la firma americana. Aunque por el momento no pueden asegurar cuando se dará por finalizado el proceso de compra, Maxwell afirma que éste debería consumarse durante el segundo trimestre de 2019, o incluso antes.