Los mejores consejos para ahorrar con un coche híbrido y ser un conductor eco

Antes de afirmar cuáles son los mejores consejos para ahorrar con un coche híbrido, primero hay que atender al tipo de conducción o de conductor y la situación de la misma ya que ambos puntos son determinantes para el mayor o menor consumo de carburante. Aunque es cierto que sí que hay unas recomendaciones para ahorrar conduciendo un coche híbrido que se pueden aplicar de forma más generalizada.

Además, es conveniente aclarar las diferencias entre coches eléctricos y tipos de híbridos. Como lector de Driving ECO, seguro que las conoces pero siempre viene bien un repaso como te ofrecemos en el artículo publicado en nuestra web hermana Top10motor.

También habría que rescatar un tema recurrente entre los potenciales nuevos propietarios de un vehículo electrificado, una de las preguntas más habituales en los últimos tiempos: “¿Cómo se conduce un coche híbrido?“. La respuesta es sencilla: “como si fuera un coche con motor normal (de combustión) automático”.

Dicho esto, comenzamos con los consejos para ahorrar –más– con un coche híbrido.

1. Arranque e inicio de la marcha

Los coches híbridos encienden e inician la marcha, normalmente, en modo eléctrico. Mientras los movimientos iniciales sean a baja velocidad, no se necesitará el trabajo del motor tradicional, permitiendo el desplazamiento en modo eléctrico del coche híbrido hasta que el aporte energético requiera el funcionamiento del principal, momento en que entraría en acción el motor de combustión.

Es cierto que la autonomía de un coche híbrido en modo eléctrico no suele superar unos pocos kilómetros pero, por lo general, los movimientos iniciales de todo desplazamiento se realizan a bajas velocidades. Para ahorrar con un coche híbrido, el uso del acelerador siempre ha de ser suave y progresivo, sobre todo, al iniciar la marcha.

Además, en caso de ser un PHEV, es decir, coches híbridos enchufables, se presupone que la batería debería estar previamente cargada por completo. Cuanto mayor es el nivel de carga, menos carburante se necesitará para regenerar lo que no se haya cargado cuando el coche estaba parado y enchufado a la red eléctrica.

Ahorrar coche híbrido

2. Frenadas y detenciones

Contrariamente a lo que la competición nos ha enseñado con el uso del Kers en Formula 1, los coches híbridos recargan energía con la caja de cambios, es decir, no debemos caer en el mito de que los coches híbridos recargan con los frenos porque esa creencia es incorrecta.

Es el inversor asociado a la caja de cambios el que utilizará la energía que provoque la retención que permite generar una energía eléctrica, o lo que es lo mismo, permite recargar la batería del coche híbrido en marcha, es lo que se conoce como freno regenerativo.

Los frenos de un coche híbrido son iguales que las versiones que no incorporan un equipo eléctrico ya que no afectan, directamente, en la recarga del acumulador eléctrico.

Ahorrar coche híbrido

Por eso, cuando sea previsible la detención del coche, lo recomendable es hacerla de forma progresiva. Lo ideal es que el coche híbrido decelere de forma natural perdiendo inercia mientras recupera energía, sin intervención del equipo de frenado o que ésta sea casi testimonial o de apoyo. En algunos coches híbridos puedes utilizar levas en el volante o la propia palanca para seleccionar entre distintas fases o grados de retención del motor, cuanto mayor sea, más deceleración… y más recuperación de energía que va a las baterías, por no hablar del consiguiente ahorro en discos y pastillas de freno.

Una frenada brusca o frenar de forma intermitente energéticamente puede ser contraproducente ya que, no solo no provoca la regeneración eléctrica sino que puede provocar el desgaste prematuro de las pastillas o el deterioro de los discos de freno.

3. Ascensos y descensos

Las incorporaciones a vías rápidas o los ascensos son uno de los momentos donde aparece el mayor consumo de un coche híbrido o de uno con motor tradicional.

En caso de tener que ascender, la adaptación de la velocidad a su orografía puede ayudar a mitigar un uso extra de energía, tanto de carburante como de electricidad ya que, en estos casos, ambos motores funcionan aunando sus trabajos para favorecer que ninguno de los dos realice un esfuerzo adicional y suponga un derroche energético.

Ahorrar coche híbrido

Por eso como como uno de los consejos para ahorrar con un coche híbrido, ante un ascenso, la dosificación del uso del acelerador será fundamental para ahorrar energía. Adelantar moderadamente la inercia antes a la subida y mantener constante la presión sobre el acelerador ayudará a contener el consumo.

Junto con la frenada progresiva, la mejor forma de ahorrar con un coche híbrido o una de las formas de recargar batería en un vehículo híbrido es en los descensos.

Al igual que ocurre en una frenada donde los frenos o no intervienen o lo hacen auxiliando la retención de la caja de cambios, al soltar el pedal del acelerador, la energía que recupere el inversor será enviada al acumulador.

4. Conducción urbana y extraurbana

Ahorrar con un coche híbrido en ciudad es posible siempre y cuando la conducción se haga con cordura. Si vives en una ciudad sabrás que una de las peores situaciones en las que te puedes ver es cuando te encuentras inmerso (o secuestrado) en un atasco. Los arranques, movimientos cortos y bruscos, detenciones, ya sea con el motor tradicional en funcionamiento o gestionado por los sistema de star/stop, provocan consumos inversamente proporcionales a la distancia recorrida.

En ciudad, el mejor consejo para ahorrar con un coche híbrido es utilizar el acelerador de forma progresiva y moderada, con calma, aprovechando las posibles deceleraciones para recuperar energía eléctrica con el freno regenerativo. Tanto el coche híbrido como la salud física y mental lo agradecerán.

Ahorrar coche híbrido

Para fuera de población, uno de los mejores consejos para ahorrar con un coche híbrido es circular a velocidad constante. Así, el motor de combustión que reduce de forma natural al mínimo el uso de carburante, es apoyado por el sistema eléctrico que entra en “modo vela”, cuyo funcionamiento se realiza con unos aportes energéticos bajos, ahorrando combustible de forma global.

En cualquier situación, es recomendable recurrir al uso del modo eco del vehículo siempre que sea posible, sin que esto nos suponga una obsesión.

5. Economía en el uso de los equipos de apoyo o accesorios

Todo equipo electrónico consume electricidad. En el caso de un coche híbrido, la batería del sistema eléctrico acumula toda la energía posible para abastecer al vehículo de energía tanto si está parado como si el automóvil está en movimiento, situación determinante para favorecer el consumo de combustible en un coche híbrido.

Los coches nuevos, cada vez, incluyen con más dispositivos de confort e info-entretenemiento. Esto supone, por lo general, mayor número de pantallas o displays digitales de mayor tamaño.

Ahorrar coche híbrido

Además, el alumbrado, tanto exterior como interior, o la climatización son sistemas con un alto requerimiento energético. Recuerda detalles importantes como que el consumo es menor en un coche que circula con las ventanillas cerradas que si las tuviera abiertas.

Desconectar los sistemas accesorios en momentos que no resulten necesarios ayudará a ahorrar energía en un coche híbrido.

Otros consejos para ahorrar con un coche

Igualmente, el consumo es menor en un vehículo que se desplace con menor carga o que carezca de lastre adicional, como pudiera ser conducir con un remolque acoplado, que en uno que tuviera que transportar mayor peso.

Ya no solo en un coche híbrido, sino en cualquier automóvil es vital para ahorrar el buen mantenimiento del coche.

El estado de los neumáticos, además de ser uno de los puntos claves en la nueva ITV, resulta fundamental, ya no solo por una cuestión de seguridad sino porque repercute directamente en el consumo. La presión incorrecta o el desgaste irregular son aspectos a vigilar periódicamente.