El primer eléctrico de Opel desde su adquisición por el Grupo PSA será el Corsa-e y se fabricará en la planta de Figueruelas en Zaragoza

La apuesta por la electrificación en Opel viene ya de lejos. Aunque no llegase a alcanzar el éxito esperado, el Opel Ampera fue sin duda uno de los vehículos más innovadores en su momento. Años después, muchas cosas han cambiado en el panorama del vehículo eléctrico e incluso en Opel, que en 2017 paso a manos del grupo PSA.

Tras aquel primer acercamiento a la movilidad eléctrica, Opel vuelve de nuevo a intentarlo y está vez lo hace con una baza segura: una versión totalmente eléctrica del vehículo más popular en la historia de la marca. La sexta generación del Opel Corsa nos traerá, por vez primera, una versión eléctrica denominada Corsa-e.

Con una batería de 50 kWh, que puede recargarse hasta el 80 por ciento en solo 30 minutos, el Corsa-e dispone de unos respetables 330 km de autonomía bajo el ciclo de homologación WLTP. La batería contará además con 8 años de garantía.

Advertisement

Uno de los coches más populares es ahora eléctrico

El motor eléctrico es capaz de ofrecer 136 CV de potencia, con un par de 260 Nm. Sus tres modos de conducción -Normal, Eco y Sport- permiten ajustar el empuje del motor a las condiciones de la carretera, reduciendo el consumo de energía cuando sea necesario. Con el modo Sport seleccionado, que permite una conducción más dinámica e incrementa la respuesta del vehículo, la aceleración de 0 a 100 km/h se sitúa en los 8.1 segundos; y tan solo son necesarios 2.8 segundos de 0 a 50 km/h.

Con 4.06 metros de largo, el Corsa-e mantiene las dimensiones compactas de otros Corsa de generaciones anteriores, lo que lo convierte en un vehículo ágil y práctico para el día a día. No obstante, la línea del techo se ha reducido 48 mm para darle un aire más coupé. Un cambio que, sin embargo, no ha afectado al espacio interior para la cabeza, ya que el conductor también está situado 28 mm más bajo.

Su moderno interior integra de serie una pantalla LCD de 7 pulgadas en el centro de la consola central con navegación por satélite. Opcionalmente, puede además sustituirse por una más grande de 10 pulgadas. Aquellos clientes que lo deseen pueden incluso elegir entre las opciones disponibles unos elegantes asientos de cuero.

El Corsa-e viene cargado de tecnología

En lo que a la seguridad se refiere, el Corsa-e viene equipado con algunas tecnologías disponibles hasta ahora únicamente en otros segmentos superiores. Los faros LED Matrix de ocho elementos ajustan continuamente la iluminación al tráfico y a las condiciones de la carretera, empleando para ello una cámara frontal de alta-resolución. Esta misma cámara es además capaz de reconocer las señales de tráfico, avisando al conductor en la pantalla central sobre los límites de velocidad y otras informaciones relevantes.

El control de velocidad adaptativo gracias al radar frontal que integra, el asistente de ángulo muerto, o el asistente de aparcamiento, son otras de las tecnologías que encontraremos en el nuevo Corsa-e.