La firma alemana deja a un lado el desarrollo de motores de combustión de nueva generación para centrarse en los sistemas de propulsión eléctrica

La transición que se está produciendo en el sector del automóvil hacia los sistemas de propulsión totalmente eléctricos está yendo, seguramente, mucho más rápido de lo que algunos imaginaban. Después de varias décadas de desarrollo e ingentes cantidades de dinero invertidas durante todo este tiempo por parte de los fabricantes de automóviles, el futuro del motor de combustión es cada vez más negro.

Una afirmación que puede parecer muy exagerada, pero que queda respaldada por informaciones en este sentido cada vez más frecuentes.

Motores de combustión

La última de ellas hace referencia a unas declaraciones del Jefe de Desarrollo de Daimler, Markus Schaefer, asegurando que actualmente no entra en los planes de la compañía el desarrollar una nueva generación de motores de combustión. Esta contundente afirmación se ha visto reforzada por el hecho de que Schaefer, ha asegurado además, que actualmente todos los esfuerzos de la compañía están centrados en el desarrollo de nuevos sistemas de propulsión eléctrica.

AdvertisementAdvertisement

El objetivo ahora es otro

Daimler acaba de lanzar al mercado, precisamente ahora, una nueva generación de motores de combustión. Lo que nos hace pensar que quizás ésta podría ser la última. No obstante, Schaefer ha aclarado que durante los próximos años seguirán trabajando en mejorar algunos de sus componentes.

En definitiva, lo que podemos deducir de todo esto, es que Daimler ya no considera rentable realizar nuevas inversiones en este tipo de motores y tratará de aguantar el tiempo que sea necesario con la generación actual mientras haya demanda. Realizando, eso sí, pequeñas modificaciones de bajo coste.

Eléctrico

La decadencia de los motores de combustión

Las restricciones cada vez más severas de las administraciones en los niveles de emisiones permitidos, requieren de grandes inversiones para cumplir con los requerimientos impuestos. En esta situación, la electrificación parece el camino más adecuado para los fabricantes. En un primer momento incluyendo modelos híbridos enchufables, para finalmente dar el salto definitivo a los sistemas de propulsión eléctrica.

Daimler ya anunció su intención de que todos los modelos de Mercedes-Benz cuenten con versiones eléctricas en 2022. No obstante, creen que para entonces la mayoría de los vehículos que se vendan con la marca de la estrella integrarán todavía un motor de combustión.

No cabe duda de que al motor de combustión no va a desaparecer de un día para otro, pero parece claro que su importancia cada vez irá siendo menor, hasta su extinción.