Las versiones Turbo y Turbo S del Porsche Taycan son las únicas que estarán disponibles inicialmente, por lo que es importante analizar en qué se diferencian

Tal y como estaba previsto, Porsche ha presentado oficialmente este pasado miércoles la versión de producción del Porsche Taycan. Se trata del primer vehículo totalmente eléctrico de la compañía, con el que quieren iniciar un nuevo camino de éxito hacia el futuro. Y por lo que hemos podido ver durante el evento, no nos cabe duda de que lo lograrán.

La firma de Stuttgart cuenta ya con 30 mil reservas del Taycan, que no son pocas. Una cifra que supondrá buena parte de la producción de este próximo año. Pero antes de que se realicen las primeras entregas, todos esos reservistas tendrán primero que decidir qué versión del Taycan es la que más se ajusta a sus necesidades -y a sus bolsillos-.

Inicialmente el Porsche Taycan estará disponible únicamente en dos versiones, Turbo y Turbo S; que son además las superiores, con mayor potencia y autonomía, pero también las más caras. Veamos a continuación cuáles son las principales diferencias que hay entre ellas.

Advertisement

Aunque posteriormente Porsche lanzará alguna nueva versión con tracción trasera, tanto la Turbo como la Turbo S cuentan con dos motores eléctricos, situados uno en cada eje, que les permiten disfrutar de tracción total. En ambas versiones estos dos motores son síncronos de imán permamente (PMSM), con las ventajas que ello supone -menor peso, menor riesgo de sobrecalentamiento…etc-.

La versión Turbo S supera los 700 CV de potencia

La potencia conjunta de ambos motores difiere, sin embargo, según la versión. Así, mientras la versión Turbo ofrece una potencia máxima de 500 kW (680 CV), en el caso de la Turbo S sube hasta los 560 kW (761 CV). En ambos casos empleando el Overboost y con el Launch Control activado.

Esta diferencia de potencia implica también una variación en los tiempos medidos al acelerar de 0 a 100 km/h. Así, mientras el Taycan Turbo para el cronómetro en 3,2 segundos, el Taycan Turbo S lo hace en solo 2,8 segundos. La velocidad máxima en ambas versiones está limitada a 260 km/h.

Una de las categorías en las que existe una mayor diferencia entre ambas versiones del Taycan son los frenos y las llantas. El Taycan Turbo equipa frenos PSCB de Porsche, mientras que la versión Turbo S viene con frenos cerámicos PCCB. Además, mientras que en la versión Turbo las pinzas del freno son en color blanco, las de la versión Turbo S son mucho más vistosas al venir pintadas en amarillo.

Llantas de 20 o 21 pulgadas

El tamaño de las llantas también es distinto. El Taycan Turbo S cuenta con unas de 21 pulgadas muy similares a las que ya vimos en el prototipo Mission E, mientras que el Taycan Turbo equipa unas llantas Aero algo más pequeñas de 20 pulgadas. Un detalle importante a tener en cuenta, es que la zona interior de las llantas de la versión Turbo S puede elegirse del mismo color de la carrocería.

En lo que respecta a la carrocería, ambas versiones parecen idénticas a primera vista, pero realmente no lo son. La versión Turbo es ligeramente más alta, con 1381 mm, frente a los 1378 mm de la versión Turbo S. El peso tampoco es el mismo, ya que la versión Turbo pesa 10 kg más, con un peso total de 2380 kg.

Autonomía de hasta 450 km

Por último, vamos con una de las categorías más importantes en cualquier vehículo con sistema de propulsión totalmente eléctrico: la autonomía.

Siempre bajo el ciclo de homologación WLTP, Porsche afirma que la autonomía combinada de la versión Turbo se situará entre los 381 y los 450 km; pudiendo alcanzar en ciudad hasta los 491 km. Así mismo, para la versión Turbo S la autonomía combinada se sitúa entre los 388 y los 412 km; con una autonomía máxima de 473 km en ciudad.

El Porsche Taycan Turbo puede comprarse en España desde 155.648 euros. Casi 34 mil euros más barata que la Turbo S, que tiene un precio de 189.528 euros.