Nos ponemos al volante del BMW i3 para disfrutar de la conducción eléctrica con un toque Premium. Y estas son nuestras sensaciones del primer eléctrico de BMW.

El BMW i3, el primer coche eléctrico producido en serie por BMW, es un vehículo impulsado de forma eléctrica que se creó desde cero, única y exclusivamente, pensando en ser un coche alimentado por sus baterías. Es por eso que no deja a nadie indiferente una vez te pones al volante. Antes de hacer la prueba a fondo que un coche de su talla merece, os podemos resumir las características en las siguientes claves.

BMW i3, nacido por y para ser un coche eléctrico

A diferencia de la grandísima mayoría de modelos eléctricos que actualmente podemos ver en el mercado, el BMW i3 se desarrolló desde cero. Es decir, gracias a su plataforma propia, cada uno de sus componentes estuvo pensado para formar parte de un vehículo 100 % eléctrico. No ha necesitado adaptarse desde una plataforma diésel o gasolina, como muchos de sus competidores, y esto se nota en la ligereza, el comportamiento del chasis o el tacto de la dirección. Una ventaja que el BMW i3 refleja con ese punto extra de dinamismo al volante, que se refleja con más intensidad en la versión “S” que hemos probado.

BMW i3

No es un deportivo, pero…

…Pero te deja sensación de poder llegar a serlo. Y eso a pesar de su extraña figura, pues hablamos de un 5 puertas hatchback que, por su altura y anchura, puede llegar a parecer un monovolumen. Sin embargo, sus prestaciones dicen lo contrario.

El BMW i3s tiene hasta 4 niveles de conducción (ECO Pro +, ECO Pro, Comfort y Sport) y en la opción más deportiva es donde se encuentran las mejores sensaciones de conducción. Mucha, muchísima, capacidad de aceleración desde cero y un empuje sobresaliente cuando pisamos el acelerador en carretera para desarrollar un extra de potencia, más si cabe con el modo Sport activado. Eso sí, este modo de conducción deportiva penaliza sobremanera la autonomía del coche y deja casi a cero su capacidad de regeneración automática de las baterías, muy eficiente en el resto de modos.

Fibra de carbono

Una de las mayores innovaciones que presentó el BMW i3 en su día fue la utilización de la fibra de carbono. Un material común en competición y en preparaciones deportivas que por primera vez se utilizó en la carrocería de un modelo de producción en serie. Así fue como se convirtió en el primer coche en serie en construirse a partir de este ligero y resistente material. Además de revolucionario, la fibra de carbono ayuda sobremanera a la eficiencia ecológica del vehículo y, al mismo tiempo, obtiene una gran rigidez y estabilidad en el conjunto del chasis. Y al volante se nota.

BMW i3

Diseño

Te puede gustar o te puede horrorizar. Pero el diseño del BMW i3 no te va a dejar indiferente. Una de sus grandes bazas es el atrevido diseño con el que salió al mercado y con el que, a día de hoy, sigue atrayendo las miradas. A medio camino entre un utilitario y un compacto, junto con una altura cercana a la de un monovolumen, su silueta es curiosa y diferentes, muy diferente, a la de cualquier otro vehículo del mercado.
Si te gusta el diseño atrevido, rompedor y ponerte al volante de un coche totalmente opuesto al resto, el BMW i3 es tu coche. Eso sí, recuerda que las puertas traseras se abren al revés… pero que primero tendrás que abrir la puerta delantera. ¡La diferenciación tiene su precio!

Premium

El nivel de ajustes interiores, el sistema de infoentretenimiento y sus pantallas, la disposición del salpicadero y hasta el diseño de cada moldura respiran calidad. El sello del fabricante alemán se nota en todo el pack que envuelve al BMW i3. Su línea Premium es visible en cada acabado interior y exterior. Por algo es el eléctrico urbano con más clase del mercado.

BMW i3

Pero como todo en la vida, la clase hay que pagarla. Y cuando se trata de movilidad eléctrica, todavía cuesta un poco más. Por eso el BMW i3 está en el mercado; sin ningún tipo de oferta, desde los 38.200 € de salida, en su versión más estándar de 94 Ah, sin extras y sin autonomía extendida. Por su parte, el i3s con autonomía extendida está disponible desde los 46.550 €. Una diferencia a tener en cuenta dependiendo de las necesidades de cada uno… aunque muy por encima de otras opciones de modelos eléctricos de marcas generalistas, que te dejan más ahorros en el bolsillo a cambio de perder ese toque Premium que aporta el pequeño eléctrico de BMW.