El precio de las estaciones de carga ‘wall-box’ depende del modelo. Estas se encuentran entre los 525 euros las más baratas y los 1.200 euros las más caras.

La transición energética que se ha desarrollado de aquí a unos está motivando una revolución industrial y de consumo. Sin embargo, una de las grandes incógnitas es el sistema de carga de los automóviles del futuro. Aquí es donde los ‘wall-box’ hacen su aparición: puntos de carga para vehículos híbridos enchufables y completamente eléctricos anclados a la pared de garajes privados. La llegada de vehículos electrificados y sus correspondientes zonas de carga provocarán una instalación todas las viviendas a medio plazo.

‘Wall-box’: puntos de carga privados en garaje

La movilidad del futuro comenzará a afianzarse en la sociedad durante la próxima década. ¿Los objetivos? Desarrollar vehículos no contaminantes y dar mayor peso a las energías renovables. Esto supondrá un gran paso para el sector automovilístico, pero también para el de industria y energía. Por esto, la aparición de las estaciones de carga ‘wall-box’ dota y dotará de una mayor independencia a los usuarios.

Estación de carga / Charger EV

Pero, ¿qué son estos productos? Denominados sistema de alimentación específica de vehículo eléctrico (SAVE), estos se instalan en las paredes de los garajes, ya sean privados o comunitarios. Las unidades de carga suministran corriente alterna (monofásica o trifásica) proveniente de la vivienda. Mediante el uso de un cable y su correspondiente conector, podremos cargar nuestro vehículo híbrido enchufable o completamente eléctrico.

Los ‘wall-box’ cuentan con la toma de corriente, diferentes protecciones (para evitar posibles descargas sobre el usuario o subidas de tensión en el coche); medidores de energía; programadores de tiempo; cables de conexión; conectores específicos (tales como CHAdeMO, conector J, Mennekes o Schuko) y sistemas de seguridad (para controlar el uso de las estaciones de carga).

Los precios varían dependiendo del modelo

Antes de comprar un punto de carga ‘wall-box’, deberemos tener en cuenta que tipo de conexión instala nuestro vehículo. Una vez resuelta esta incógnita, su dependerá por completo del tipo de instalación con el que cuente nuestra vivienda, del servicio contratado y del tipo de seguridad (para activar la estación). Además, también dependerá del modelo de ‘wall-box’ que el usuario haya adquirido.

Wallbox

En la actualidad podemos encontrar distintas empresas productoras de estos puntos de carga doméstico. Entre ellas, destacan Schneider, ABB, EVBox, Mennekes y Wallbox. La elección de sus productos dependerá por completo de nuestras necesidades. No obstante y dependiendo de la marca, el modelo puede variar el precio final. De esta manera, podemos encontrar ‘wall-box’ desde 529 euros hasta casi 2.000 euros. A continuación enumeramos los apartados a tener en cuenta:

  • Tipo de conector que acompañará a nuestro punto de carga: tipo 1 o tipo 2.
  • Toma CEE CETAC y/o Schuko.
  • Tipos de fases que permiten los ‘wall-box’: fase monofásica (230V) y fase trifásica (400V).
  • La potencia de estos cargadores: estos cuentan con intensidades que van desde los 6A hasta los 16A, 20A y 32A.