El innovador crossover de Nissan presentado en Ginebra como concept-car nos avanza un sistema de propulsión de nueva generación (e-POWER), una novedosa interfaz gráfica y la tecnología Invisible-to-Visible (I2V).

La presentación del Nissan IMQ en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra trajo consigo grandes novedades tecnológicas. La marca nipona pretende que este crossover marque un antes y un después en la conducción del futuro. A pesar de ser un prototipo, alguna de sus novedosas tecnologías ya se están utilizando en sus vehículos. Por ejemplo, los modelos Note y Serena, en sus variantes japonesas, ya utilizan el sistema motriz e-POWER. Además, Nissan mostró una nueva interfaz gráfica de usuario, así como la tecnología Invisible-to-Visible (I2V).

El sistema e-POWER con tracción a las cuatro ruedas

La primera de las innovaciones que presenta el Nissan IMQ es el sistema e-POWER de nueva generación. Utiliza un motor eléctrico en cada eje, que en el caso del IMQ permiten anunciar una potencia de sistema de 250 kW (335 CV) y un par máximo de 700 Nm.

Gracias a este nuevo sistema de propulsión, Nissan permite al conductor disfrutar de una aceleración instantánea. Además, el sistema multi-motor permite contar con tracción total, que funciona con un control absoluto del reparto de la fuerza que llega a cada rueda de forma individual. El objetivo es dotar de un mayor agarre al vehículo en situaciones complicadas para la conducción.

Junto al e-Power, otro equipamiento instalado en el prototipo IMQ, que utiliza cámaras, radares y sensores como los que Nissan utiliza en coches de serie con esta funcionalidad, es el sistema de conducción autónoma Nissan ProPILOT para ayudar en zonas y autopistas urbanas.

La tecnología Invisible-to-Visible (I2V) de Nissan

En el IMQ también encontramos la tecnología Invisible-to-Visible (I2V) desarrollada por Nissan. El planteamiento inicial de la marca japonesa es que tenga un aspecto 3D y que combine “el mundo real con el virtual”. Además, dará la posibilidad a los pasajeros de “ver lo que de otra forma resultaría invisible”, explican desde Nissan.

En este sentido, la tecnología Omni-Sensing forma parte fundamental en el proceso de análisis y presentación de la información. Gracias a ella, recoge los datos del interior y exterior del vehículo, para trasladarla a los usuarios a través de su interfaz en tres dimensiones.

Pero, ¿qué significará esto en el día a día de los conductores durante sus trayectos? El objetivo es que facilite la conducción a través de la información en tiempo real de lo que sucede a nuestro alrededor. Por ejemplo, en el caso de encontrarnos en mitad de un viaje, la tecnología Invisible-to-Visible nos informaría sobre posibles atascos (además de las causas que lo han provocado) y aportaría desvíos alternativos para llegar a nuestro destino.

Una nueva interfaz gráfica para el IMQ

Nissan también presentó en el IMQ una nueva interfaz gráfica. Este nuevo sistema de infoentretenimiento se incluye en el cuadro de mandos, dentro de una pantalla de 84 cm. Además, su función principal es informarnos del estado del vehículo y del funcionamiento del sistema e-POWER. No obstante, no es su única novedad. El Nissan IMQ contará con otra pantalla más pequeña que la anterior. Este display secundario tendrá la función, entre otras muchas, de navegador, además de asistente personal para el conductor.