La EZ-FLEX de Renault es una furgoneta eléctrica pequeña pero con gran capacidad de carga, optimizada en su diseño para el reparto urbano

A mediados del próximo mes, Renault tiene previsto presentar en la feria VIVA Technology que se celebrará en París un nuevo concepto experimental de furgoneta de reparto. La EZ-FLEX es la visión de la firma francesa de cómo serán las entregas urbanas en un futuro cercano.

Diseñada para el reparto en lo que los expertos llaman la última milla, desde el centro de distribución hasta el destino final, la EZ-FLEX destaca por su tamaño compacto, amplia capacidad de carga y gran maniobrabilidad. Todo ello con una autonomía de unos 150 km en entorno urbano con una sola carga.

Renault asegura que su diseño con líneas rectas proporciona una mayor capacidad de carga en relación a su tamaño. Con unas dimensiones de tan solo 3.86 m de largo, 1.65 m de ancho y 1.88 m de alto, es lo suficientemente pequeña como para acceder fácilmente a cualquier zona de carga y descarga, ofreciendo al mismo tiempo 3 metros cúbicos de capacidad de carga.

Advertisement

Gran capacidad de carga y maniobrabilidad en una furgoneta de menos de cuatro metros

Su maniobrabilidad es también excelente, ya que solo necesita 4.5 metros para realizar un cambio de sentido. Una de las capacidades más demandadas por los repartidores en ciudad, ya que hace más sencillo y efectivo su trabajo diario.

Su amplio acceso al puesto del conductor facilitando la entrada y la salida, una gran pantalla central para el acceso rápido a la información y la amplia visión frontal del entorno urbano que proporciona serán, sin duda, muy bien recibidas también por los profesionales del sector.

Adaptándose a las necesidades digitales de hoy en día, la EZ-FLEX cuenta con una pantalla central con una interfaz de usuario moderna, que ofrece además integración con el smartphone. El sistema de Renault cuenta con servicios y aplicaciones, algunas de las cuales pueden vincularse a actividades profesionales concretas.

Cada detalle en el EZ-FLEX está pensado para hacer más fácil el trabajo diario de los repartidores urbanos

La firma francesa ha optimizado en este concepto el proceso de carga y descarga, con una altura de 760 mm sobre el suelo que contribuye a reducir las lesiones en la espalda. Además cuenta con innovador sistema de apertura que permite acceder más cómodamente a toda la superficie de carga.

Como puede verse en el siguiente vídeo, Renault permite distintas configuraciones de la zona de carga, adaptándose así a las necesidades de todos los profesionales.

Recoger datos para mejorar una futura versión de producción

La intención de la firma francesa es construir una docena de unidades de este concepto que prestará a algunos profesionales, compañías o servicios municipales por un periodo de dos años. A cambio de este préstamo, Renault recopilará durante ese tiempo datos de uso que le permitirán comprender mejor cuáles son las necesidades reales de estos usuarios.

Todos estos datos serán capturados mediante el empleo de distintos sensores en el vehículo y serán transmitidos, en tiempo real o diariamente, mediante la conexión online que también integra. Los datos compartidos pueden incluir información sobre la geolocalización, km recorridos, autonomía restante, uso de la compuerta de carga, velocidad, o número de paradas, entre otros.