El EZ-POD de Renault representa la visión eléctrica y autónoma de la firma francesa para los desplazamientos de última milla dentro de la ciudad

Cuando te hablan de un vehículo urbano fabricado por Renault, de reducidas dimensiones y con dos plazas, lo primero que te viene a la mente es el Twizy. Empleando precisamente la misma plataforma, Renault acaba de presentar un nuevo concepto eléctrico y totalmente autónomo, destinado a cubrir necesidades de desplazamiento en cortas distancias.

El EZ-POD, al igual que el Twizy, cuenta con espacio para dos pasajeros. En esta ocasión, sin embargo, los dos ocupantes del vehículo no se sitúan uno delante del otro, sino que lo hacen en diagonal uno al lado del otro. Esta disposición es ahora posible ya que ninguno de los ocupantes debe conducir, lo que permite la ausencia del volante y los pedales. La amplia apertura en uno de los lados, además del acceso al vehículo, permite disfrutar de un espacio más amplio y cómodo a los pasajeros.

Un Robo-taxi que quizás veas pronto por las calles

El EZ-POD está inspirado en el EZ-GO, un concepto de Robo-taxi presentado el pasado año por la firma francesa; añadiendo además la funcionalidad modular que ya vimos en el EZ-PRO. Según Renault, este pequeño vehículo ocupa tan solo 3 metros cuadrados de espacio, lo que lo hace adecuado para su uso tanto en ciudad como en centros comerciales, recintos empresariales o incluso grandes hoteles.

Advertisement

Renault concibe el EZ-POD como el vehículo perfecto para cubrir pequeñas distancias, o lo que los americanos vienen llamando la última milla. Es decir, un complemento a otros tipos de transporte de línea regular, que permite cubrir esos pocos kilómetros entre la parada y el destino final del viajero.

El EZ-POD conduce por ti

Aunque viene equipado con multitud de sensores para su funcionamiento autónomo, Renault asegura que la reducida velocidad a la que circula permite una racionalización de los mismos. Mediante una cámara frontal y un LIDAR el vehículo es capaz de escanear todo aquello que tiene por delante, ayudándose además de radares de corta y larga distancia. Un receptor GPS, que determina su posición, y un par de antenas de comunicaciones completan el equipamiento de serie.

La nota de prensa distribuida por Renault incluye además la posibilidad de que pueda utilizarse en zonas peatonales, en las que circularía a una velocidad mucho menor por debajo de los 6 km/h, pudiendo así acceder incluso al interior de los edificios. Renault también sugiere la posibilidad de que varios de estos vehículos circulen conjuntamente, formando un convoy, para transportar a grandes grupos de personas. En esos casos el primer vehículo guiaría a todos los demás, que simplemente le seguirían uno detrás de otro.