Te contamos cuáles son los problemas o fallos más habituales en los coches híbridos que ponen en apuros su aprobado en la ITV

A pesar de lo que parezca, la ITV de un coche híbrido no difiere en demasía con la de un automóvil con motor térmico, sobre todo en cuanto a se refiere a las versiones con motores dependientes en exclusiva de la gasolina o del gasóleo.

Esto supone que, lejos de necesitar un procedimiento específico en la evaluación de la obligatoria Inspección Técnica de Vehículos, un coche híbrido pasa por la misma línea que cualquier otro.

Pero lo que sí es cierto es que, dada la naturaleza mixta de su mecánica, bien sean coches híbridos o híbridos enchufables, hay partes, piezas, elementos o estructuras que deben ser revisadas más a fondo o que se ven afectadas de manera más considerable que en los automóviles con mecánicas tradicionales.

Lejos de tratar cómo ha de ser el mantenimiento del coche híbrido para evitar las peores averías, hoy nos centramos en los puntos negros o los focos de mayor atención en la inspección, aquellos que pueden suponer. Se trata de fallos derivados por el uso y desgaste del propio vehículo en sí, amén de cómo haya sido tratado.

AdvertisementAdvertisement

Problemas con los catalizadores

Aunque uno de los puntos fuertes de los coches híbridos es mejorar la eficiencia de estos automóviles cuentan con el mismo sistema catalítico encargado de capturar las partículas de los óxidos nitrosos y dióxido de carbono procedentes de la combustión del carburante para transformarlos en deshechos no contaminantes.

Pero, en algunos coches híbridos los catalizadores sufren en demasía y no realizan correctamente su función, lo cual supone un motivo para suspender la ITV y la necesidad de pasar por el taller para reparar el catalizador o, directamente, sustituirlo con el fin de lograr la pegatina de la ITV.

Taller Mecánicos Revisión Averías MantenimientoValores erróneos de la sonda lambda

Y si el catalizador es uno de los fallos en los coches híbridos al pasar la ITV, otro de los dispositivos relacionados con el sistema de gases que más problemas da en las revisiones obligatorias es la sonda lambda.

Un elemento que control a el flujo del oxígeno y que se instala justo en el tramo anterior al catalizador. Es el encargado de indicar la cantidad del gas necesario para la combustión de la gasolina y, dado que estos automóviles deben combinar la acción de un sistema de motor térmico y apoyo de uno eléctrico un funcionamiento errático puede suponer uno de los fallos en la ITV de los coches híbridos.

Testigo encendido del sistema eléctrico

Tanto por un problema con la sonda lambda como por un problema con el sistema eléctrico, que aparezca el testigo de avería del automóvil no solo es uno de los fallos de los coches híbridos en la ITV sino de cualquier vehículo que muestre en su cuadro de instrumentación una luz de aviso encendida o en la lectura de la centralita, o ECU, mediante el puerto OBD.

Este indicador puede encenderse debido a un fallo del sistema eléctrico, el cual funcionaria de manera deficiente y, para evitar que el motor térmico sufra, algunos coches desconectan el equipo eléctrico para proteger el conjunto.

Fallo eléctrico de motor térmico y bloqueo del sistema eléctrico

También es posible que se produzca el caso inverso y nos encontremos no solo un fallo de un coche eléctrico en la ITV sino un vehículo averiado.

Es el caso de que el motor térmico funcione de manera incorrecta. En este caso la centralita puede llegar a proceder a bloquear su arranque para evitar dañar al sistema eléctrico, sobre todo en casos en que el propulsor eléctrico es capaz de dotar de energía al tren motriz del coche.

Revision Itv Fallos Mas Comunes 1 1Frenos y suspensiones

A pesar de que mucha gente piensa que la energía que recupera y regenera un coche híbrido o eléctrico procede de la frenada del vehículo, la leyenda urbana debe ser aclarada ya que el equipo encargado de devolver la energía al acumulador a partir del trabajo del motor térmico es el inversor situado en la caja de cambios del coche.

Sea como fuere sí es cierto que uno de los fallos en la ITV de los coches híbridos más habituales es el de realizar una frenada insuficiente o desequilibrada.

El peso que supone la inclusión de un motor eléctrico y un acumulador supone una mayor masa que detener y esto puede producir un mayor desgaste de los frenos.

Algo similar a lo que ocurre con otro de los fallos de los coches en la ITV como es presentar una suspensión que trabaja de manera incorrecta. El aumento del peso incrementa el estrés del equipo formado por el amortiguador y el muelle y puede causar un desgaste prematuro.