Future Faraday (1)

Jia Yueting, fundador y director ejecutivo de Future Faraday, el fabricante que presentó el coche eléctrico rival del Tesla Model X, presenta la bancarrota de la empresa

Future Faraday, una startup con sede en Sillicon Valley, California, nació en 2014 como una prometedora empresa dentro de los coches eléctricos del futuro inmediado.

Capitaneada por Jia Yueting, rápidamente se vieron similitudes en su camino hacia el éxito con Tesla y Elon Musk, tanto es así que la propia marca dirigida por el empresario de origen chino, tuvo a bien dar a conocer el primero de sus prototipos en el CES de Las Vegas de 2016.

Aquel FF Zero1 era un monoplaza de 1.050 CV y hasta 700 km de autonomía que mostraba un coche de altísimas prestaciones y un diseño propio de los hipercoches de carreras del futuro.

Después llegó el Future Faraday FF 91, un crossover con una autonomía superior a 500 km, capaz de sacar los colores a superdeportivos como el Ferrari 488 o el propio Tesla Model X gracias a contar con 3 motores eléctricos que producen los mismos 1.050 CV que le capacitaban para batir en pruebas de aceleraciones a supercoches como el Ferrari 488 o a otros rivales directos como es el Tesla Model X.

Sea como fuere, finalmente y, tras las sospechas que desde 2018 recaían sobre la salud económica de la marca que pretendía fabricar coches eléctricos, Yueting ha declarado de manera voluntaria la bancarrota de Faraday Future en Estados Unidos el pasado 14 de octubre, siendo tramitada por los juzgados del estado de Delaware.

La bancarrota como estrategia económica

Con una deuda de 3.600 millones de dólares que afecta a un total de hasta 199 acreedores, en su mayoría chinos, su creador y propietario ha optado por asumirla para poder llevar a cabo una reconstrucción económica que permita a los acreedores tomar el control de la empresa mediante la transferencia de la participación de Smart King, la firma raíz que ampara a Future Faraday.

Ofreciendo los activos de Smart King, Yueting busca así dar entrada a nuevo capital chino que permitiría llevar a la empresa, en un futuro, a la bolsa de tal forma que los nuevos accionistas de Faraday Future recuperasen el dinero invertido, renunciando él a participar en los nuevos activos económicos tras esta reestructuración del capital

Future Faraday (8)A pesar de esta maniobra económica, el mismo Jia Yueting ha señalado que las acciones de los empleados de Faraday Future quedan aseguradas y que seguirán siendo una eficaz herramienta para ayudar a la empresa de cara a su nueva configuración.