Tras haber publicado ya otras imágenes mostrando otros detalles de este SUV eléctrico, Fisker ha decidido dejarnos ver ahora su frontal

Henrik Fisker anunció a principios de año su intención de comercializar un SUV totalmente eléctrico en 2021 a un precio inferior a los 40 mil dólares. Desde entonces, este famoso diseñador de automóviles responsable de algunos diseños tan emblemáticos como el BMW Z8 o el Aston Martin DB9, nos ha ido mostrando algunos detalles de su último trabajo.

Las imágenes publicadas durante los últimos meses nos dejaban ver el lateral de este vehículo, caracterizado por integrar la luz del intermitente en el pilar D; así como también la parte posterior, con unos faros muy estrechos que se extienden de lado a lado.

Así es el frontal del SUV de Fisker

Ahora le debería tocar el turno al frontal de vehículo, que aún no conocíamos oficialmente, y eso precisamente es lo que ha debido pensar Henrik Fisker. En su cuenta oficial de Twitter, este famoso diseñador de origen danés publicaba recientemente la imagen que puedes ver al comienzo de esta entrada.

Fisker acompaña esta imagen con un texto, en el que afirma que este SUV será el vehículo más sostenible del planeta cuando llegue al mercado en 2021. En su interior, uno de los más espaciosos de su segmento, se utilizarán materiales reciclables, asegura. Y todo ello a un precio por debajo de los 40 mil dólares.

El SUV eléctrico de Fisker ofrecerá, presumiblemente, una autonomía ligeramente por debajo de los 500 km con una sola carga. Integrará una batería de 80 kWh y dos motores, gracias a los cuales dispondrá de tracción total.

Futuro incierto

En cualquier caso, está todavía por ver si cuando llegue el año 2021 este proyecto se hará realidad. Durante los últimos años Henrik Fisker ha estado intentando crear su propia compañía de vehículos eléctricos y son ya varios los prototipos que ha anunciado, sin que ninguno de ellos se haya llevado todavía a producción.

Este es el caso del Fisker EMotion y el Orbit que, cuando fueron presentados, se anunció que llegarían al mercado en 2019. Algo que no parece que vaya a ocurrir, a falta de 5 meses para acabar el año y sin nuevas noticias sobre el inicio de su producción.

Hacer realidad este nuevo proyecto de Fisker requerirá contar con suficientes inversores dispuestos a poner su dinero para lograrlo. Algo que desde luego no será fácil, por muy buena pinta que tenga en estas imágenes.