Cruise era una startup en 2016 cuando fue comprada por GM para avanzar así en el desarrollo de la conducción autónoma

Cruise y General Motors acaban de anunciar su alianza con el fabricante japonés Honda, con el objetivo común de avanzar hacia nuevas formas de movilidad. Juntos potenciarán el desarrollo a largo plazo de la tecnología necesaria para avanzar hacia la conducción autónoma total.

Honda trabajará junto a Cruise, filial de GM, en el desarrollo de un nuevo vehículo autónomo que pueda adaptarse para ser empleado en distintos escenarios y que, finalmente, pueda fabricarse a gran escala a nivel mundial.

La inversión de Honda para el desarrollo de estas iniciativas ascenderá a 2000 millones de dólares a lo largo de los próximos 12 años. A esta importante aportación económica, hay que sumar además otros 750 millones de dólares que Honda va a invertir en Cruise, con el objetivo de explorar oportunidades globales para el desarrollo comercial de la red de Cruise. Así, la inversión total realizada por Honda ascenderá a 2750 millones de dólares.

Según Mary Barra, CEO de GM, este es el paso correcto en la relación entre General Motors y Honda, ya que ambas compañías ya han trabajado juntas en el desarrollo de vehículos eléctricos y cuentan con una importante integración con Cruise. Esta alianza permitirá que juntas puedan proporcionar a Cruise el diseño, la ingeniería y la experiencia en la producción de vehículos que Cruise necesita para establecerse como líder en tecnología de conducción autónoma.

Seiji Kuraishi, Vicepresidente Ejecutivo de Honda, asegura que la decisión de Honda de trabajar junto a General Motors y Cruise está fundamentada en su liderazgo tecnológico en el sector del vehículo eléctrico y autónomo, así como también en su visión compartida de un futuro próximo en el que las emisiones y los accidentes sean parte del pasado. Kuraishi también cree que Honda complementará este proyecto aportando su experiencia en diseño y optimización del espacio para, de este modo, desarrollar el vehículo autónomo compartido más deseado y efectivo.

Por último, Kyle Vogt, CEO de Cruise, asegura que con el respaldo de General Motors, SoftBank, y ahora además también el de Honda, su compañía cuenta con los fondos suficientes para completar su misión de desarrollar la tecnología necesaria para que la conducción autónoma sea una realidad alrededor del mundo. Vogt destaca además que el acuerdo con Honda hace posible el desarrollo a escala de un vehículo bonito y eficiente que se integre en su red de vehículos autónomos compartidos.