En un futuro próximo, según Hyundai, los vehículos dejarán de ser únicamente consumidores pasivos de energía y se convertirán en productores activos

El sueño de todo aquel que tiene un vehículo eléctrico es que éste se pudiese cargar gracias a la energía del sol mientras está aparcado en la calle. Eso significaría contar con energía limpia y totalmente gratuita, que se emplearía en los desplazamientos diarios y evitaría además tener que conectar el vehículo a un punto de carga.

Lamentablemente este futuro idílico está todavía muy lejos de ser una realidad, pero se van dando algunos pasos en la buena dirección.

El uso de paneles solares en vehículos no es nada nuevo, algunos fabricantes ya lo han hecho. Sin embargo, hasta ahora el problema siempre ha sido el mismo: no son capaces de generar apenas energía por lo que realmente no merece la pena integrarlos.

Más marketing que otra cosa

Toyota ofrecía un techo solar como equipamiento opcional en el Prius hace ya años, pero la energía que generaba únicamente era suficiente para compensar parcialmente el consumo del Aire Acondicionado. Fisker también contaba con una opción similar en el Karma, pero nuevamente aportaba muy poco.

Afortunadamente esto es algo que cambiará en el futuro. Aunque seguirá siendo necesario cargar el vehículo en un punto de carga, la energía generada por el techo solar sí que será de ayuda compensando parte del consumo total de energía.

Hyundai y KIA creen que el uso de celdas solares en vehículos tiene todavía mucho futuro por delante. De hecho, han estado desarrollando distintos sistemas que pretenden implementar en algunos de sus modelos a partir de este próximo año.

Lo que nos depara el futuro

La primera generación de estos sistemas se integrará en vehículos híbridos y será capaz de cargar, a lo largo del día, entre un 30 y un 60 por ciento de la batería de reducida capacidad que integran estos vehículos. Más adelante, una segunda generación se integrará como parte de un techo solar semi-transparente incluso en vehículos de combustión.

Pero la más interesante, sin duda, que ha llamado nuestra atención, es la tercera generación de estos sistemas que irán destinados a vehículos eléctricos. Esta tecnología empleará celdas solares que pueden instalarse en cualquier parte del vehículo, no solo en el techo; también en el maletero, las puertas, o el capó delantero. Hyundai afirma que esta tercera generación será capaz de generar unos 100Wh cada hora que el coche esté en la calle bajo el sol.

Si hacemos unos cálculos rápidos y aproximados, eso quiere decir que un vehículo con esta tecnología aparcado en la calle puede llegar a generar algo más de 1kWh en las 12 horas del día. Así, por ejemplo, el Hyundai Ioniq actual, con batería de 28 kWh, podría cargarse completamente en algo más de 20 días en la calle.

De consumidor pasivo de energía a productor activo

Desde luego esto puede seguir pareciendo poco, pero hay otro punto importante que hay que tener en cuenta. Los vehículos eléctricos de hoy en día cuando están parados siguen consumiendo energía; para mantener la temperatura de la batería o por el consumo eléctrico de los sistemas al estar siempre conectados. Un problema que tienen actualmente los usuarios de vehículos eléctricos es que si dejan el coche aparcado durante mucho tiempo, por ejemplo en un Aeropuerto durante los 15 días de sus vacaciones, cuando regresan pueden encontrarse con la desagradable sorpresa de que la batería esté completamente descargada.

Un sistema de celdas solares como este de Hyundai solucionaría este problema. Si se deja el vehículo en un parking exterior la energía generada por las celdas solares compensaría de sobras la que consume el vehículo estando parado.

Según Hyundai, en un futuro más o menos cercano, los vehículos eléctricos contarán con distintas tecnologías dedicadas a la generación de energía. El uso de celdas solares es solo un primero paso que, finalmente, permitirá que los vehículos dejen de ser únicamente consumidores pasivos de energía y se conviertan en productores activos.