El Sonata Híbrido no va a ser el único Hyundai que usará esta tecnología, ya que la firma coreana quiere extenderla a otros vehículos de la marca

El uso de placas solares en el techo de los vehículos con las que generar energía para recargar la batería parecía, hasta hace no mucho, más una maniobra de marketing que otra cosa. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, las mejoras alcanzadas en esta tecnología están logrando que sea algo cada vez más habitual.

El último fabricante que se ha decidido a integrar uno de estos techos solares en uno de sus nuevos vehículos ha sido Hyundai. La firma coreana se estrenará con el nuevo Sonata Híbrido, pero no será el único, ya que pretende extender esta tecnología a otros vehículos de la marca.

El sistema empleado por Hyundai en el Sonata Híbrido proporcionará energía adicional al vehículo, mejorando la eficiencia y reduciendo el consumo de gasolina. Esto permitirá además lograr una reducción en las emisiones de CO2.

Advertisement

Hyundai cree que esta tecnología aporta grandes ventajas

La implementación de esta tecnología supone para la firma coreana un paso adelante en su objetivo de alcanzar un futuro más sostenible. Hyundai asegura que, de este modo, sus clientes tienen una nueva herramienta con la que hacer frente al problema de las emisiones.

Las expectativas de Hyundai respecto a la tecnología de paneles solares son muy altas. De hecho, aseguran que su intención es emplearla no solo en vehículos “eco”, sino también en algunos modelos con motor de combustión.

El sistema de Hyundai emplea una estructura de paneles de silicio que se instalan en el techo del vehículo. Gracias a ellos, es capaz de cargar entre un 30 y un 60 por ciento de la batería del Sonata Híbrido en unas 6 horas, siempre y cuando el vehículo esté al aire libre. Además, no es necesario que esté aparcado ya que continúa suministrando energía cuando el coche está en movimiento.

Kilómetros gratis en el Sonata Híbrido

La firma coreana afirma que gracias a este sistema es posible incrementar la autonomía del vehículo en unos 1300 km al año sin ningún coste para el propietario. Una cifra, sin duda, muy a tener en cuenta.

Aunque hoy en día el uso de este tipo de sistemas es únicamente complementario y poco relevante, los continuos avances en la tecnología de placas solares podrían permitir en un futuro que ganen en importancia; convirtiéndose así en una fuente adicional de energía con la que cubrir una buena parte de los desplazamientos que se realicen con el vehículo.