Híbrido con motor V8 y 950 CV, de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos, 1.410 kg de peso, 380 km/h… Se llama RS 900 H Apex, y es del fabricante esloveno Tushek.

La carta de presentación del espectacular Tushek TS 900 H Apex no podía ser mejor. Sobre todo para darse a conocer en un evento tan especial como el Salón Privé, donde cuesta sacar pecho. Pero el TS 900 H Apex lo hace. Allí compartirá protagonismo, entre otros, con el Puritalia Berlinetta, otro deportivo híbrido de casi 1.000 CV.

Tushek TS 900 H Apex

Vale, no será el más potente, ni el más rápido. Sobre todo ahora que se ha desatado la fiebre y cada vez hay más superdeportivos con potencias que superan los 1.000 CV. Pero la marca fundada por el piloto esloveno Aljosa Tushek, no desentona entre tanto supercoche con el TS 900 H Apex.

Híbrido con motor V8 y dos motores eléctricos

Su sistema de propulsión recurre a un motor V8 de 4,2 litros sobrealimentado con un compresor y situado en posición trasera. Está asistido por dos motores eléctricos, uno en cada eje. La potencia total que anuncia es de 950 CV, con un par máximo de 1.400 Nm.

AdvertisementAdvertisement

Tushek TS 900 H Apex

Si tenemos en cuenta que el peso se queda en 1.410 kg, gracias a la utilización de un chasis realizado en cromo-molibdeno y a una carrocería en fibra de carbono, se entiende que las prestaciones estén a la altura de coches con más potencia. El TS 900 H Apex acelera de 0 a 100 km/h en menos de 2,5 segundos, y alcanza una velocidad máxima de 380 km/h. La autonomía en modo eléctrico se queda ligeramente por debajo de los 50 km.

Tushek TS 900 H Apex

Para transmitir la potencia al asfalto, Tushek ha confiado en Pirelli y en sus neumáticos Trofeo Series R. Delate utiliza unos 235/35, y en el eje trasero son 305/30. Los frenos, con discos cerámicos, corren a cargo de Brembo.

Tushek TS 900 H Apex

La carrocería del TS 900 H Apex, con un diseño que parece más propio de un coche para circuitos que de un deportivo de calle, cuenta con puertas de apertura tipo tijera. Otra particularidad es la posibilidad de desmontar el hardtop, lo que permite conducir el deportivo híbrido con el cielo por techo.