Con este reto Jaguar quiere demostrar que la autonomía de la batería del I-Pace se ajusta a las necesidades de la gran mayoría de sus potenciales clientes

Para disipar cualquier duda sobre la autonomía de la batería del nuevo I-Pace, en Jaguar se han propuesto superar un reto: completar los 369 km de distancia que hay entre Londres y Bruselas con una sola carga.

El viaje comienza en el South Bank de Londres, donde el I-Pace está conectado para cargar al 100 por 100 los 90 kWh de su batería. Antes de iniciar el viaje la función de preacondicionamiento permite calentar o enfriar la batería para alcanzar así la temperatura óptima de funcionamiento y aumentar la autonomía; todo ello sin gastar energía de la batería ya que el vehículo sigue conectado al punto de carga. De este modo se ajusta también la temperatura del habitáculo al nivel deseado.

Antes de salir

Completar este reto requiere algunos otros ajustes adicionales: la frenada regenerativa se configura al máximo, se selecciona el modo de conducción ECO y se activa el sistema de climatización inteligente. Este último ajuste permite que los sensores del vehículo determinen el número de ocupantes, climatizando únicamente la zonas en las que se encuentre una persona. De este modo el vehículo es capaz también de ahorrar energía.

Con todo ya listo se inicia el viaje en dirección al Eurotúnel, aunque en este caso no para cruzarlo en tren como los más de 80 millones de vehículos que han pasado por aquí desde su inauguración. Para completar este reto en Jaguar han conseguido un salvoconducto que les permitirá recorrer los 50 km de distancia que hay entre Inglaterra y Francia circulando por un túnel de servicio anexo bajo el mar.

Tras recorrer esos 50 km, la luz que puede verse al final del túnel indica que el I-Pace ya está llegando a Calais (Francia). Desde allí continuará el viaje en dirección a Bélgica. El sistema de navegación del vehículo tiene en cuenta la topografía de las distintas rutas disponibles y es capaz de indicar cuál de ellas es la más eficiente. Es capaz de mostrar también si la carga de la batería es suficiente para llegar al destino y, si no lo es, busca los puntos de carga disponibles a lo largo de la ruta. El I-Pace acepta una potencia máxima de 100 kW en corriente continua al realizar una recarga, aunque en este caso esto no será posible si se quiere completar el reto.

Reto superado

Para llegar finalmente a la capital belga, el I-Pace tuvo que circular por autopistas y hacer frente al tráfico a la entrada de la ciudad. Tras recorrer los 369 km que separan Londres y Bruselas sin realizar ninguna recarga el I-Pace había logrado superar el reto. Y lo había hecho además con 32 km de autonomía restante, según podía leerse en la pantalla del vehículo. Un 8 por ciento de la batería.

Jaguar afirma que son conscientes de que sus clientes no quieren aceptar compromisos en el uso diario del vehículo y, por este motivo, el I-Pace ofrece una autonomía cercana a los 400 km en condiciones reales. Algo que ha quedado demostrado al superar este reto.