La firma británica está empleando unidades de preproducción del I-Pace en un proyecto de reciclado del aluminio que permitirá fabricar nuevos vehículos

Jaguar ha iniciado una nueva fase en su estrategia para reutilizar el aluminio empleado en sus propios vehículos fuera ya de servicio. El proyecto REALITY de Jaguar tiene como misión recuperar el aluminio de los vehículos de Jaguar y Land Rover para transformarlo en aluminio de alta calidad con el que fabricar nuevos vehículos. Esta iniciativa pretende transformar los vehículos de ayer en los vehículos del mañana.

Jaguar ha comenzado las primeras pruebas de este proceso de transformación, y lo ha hecho empleando algunos prototipos de preproducción del I-Pace. Para ello, lo primero que ha hecho ha sido retirar las baterías, que serán reutilizadas para otros usos. En un segunda fase, utilizando tecnología de Axion, Jaguar ha separado el aluminio del resto de materiales que conforman estas unidades de preproducción, para después fundirlo y transformarlo.

Cuando el proyecto REALITY sea una realidad funcionando a pleno rendimiento, Jaguar espera reducir el nivel de emisiones de CO2 en el proceso de producción, disminuyendo al mismo tiempo la cantidad de aluminio virgen necesaria para la fabricación de vehículos. Actualmente Jaguar ha reducido ya las emisiones de CO2 en un 46 por ciento por cada vehículo fabricado, pero esta cifra no es suficiente para la compañía británica, altamente comprometida con la descarbonización de su proceso productivo.

Advertisement

El uso de estas unidades de preproducción del I-Pace permitirá avanzar en el proyecto

El proyecto REALITY no es, sin embargo, el primer intento de la compañía en su estrategia de reutilización del aluminio. Desde septiembre de 2013 hasta enero de 2019, Jaguar ha procesado unas 300 mil toneladas de materiales con las que ha fabricado la arquitectura de aluminio de alguno de sus modelos más populares.

En 2014, el Jaguar XE fue el primer vehículo en todo el mundo en emplear la aleación de aluminio RC5754, compuesta por un 75 por ciento de aluminio reciclado. No solo eso, en más de la mitad de la estructura del XE se emplean aleaciones de aluminio que contienen importantes cantidades de aluminio reciclado.

Mirando al futuro

Jaguar Land Rover emplea actualmente 180 mil toneladas de aluminio cada año. Una cantidad que, aunque pueda parecer elevada, no lo es tanto si tenemos en cuenta que a nivel mundial se producen 80 millones de toneladas de aluminio cada año.

Millones de vehículos acaban en el desguace cada año, y con este proyecto Jaguar quiere dar una segunda vida al aluminio de muchos de esos coches fuera de servicio. El aluminio es un material muy valioso y altamente demandado en la industria del automóvil, por lo que su reutilización es la opción más inteligente y responsable.