En la próxima película de James Bond, que se estrenará en abril de 2020, el coche elegido por este popular agente secreto británico es el Aston Martin Rapide E

Si eres un fan de las películas de James Bond seguro que le has visto conducir multitud de vehículos, pero si hay una marca por la que este atrevido agente secreto británico tiene predilección, esa no es otra que Aston Martin.

Bond ha demostrado además en numerosas ocasiones su especial gusto por los clásicos, como el mítico Aston Martin DB5 de 1965 que conducía en Goldfinger o Skyfall. En la próxima película de James Bond, sin embargo, todo va a ser muy diferente.

Según el medio británico The Sun, James Bond va a dejar a un lado los motores de combustión y su próximo vehículo, adaptándose a los nuevos tiempos, empleará un sistema de propulsión totalmente eléctrico. Bond no tendrá además que cambiar de marca, ya que el vehículo elegido es el Aston Martin Rapide E.

Un deportivo de altas prestaciones

En el Rapide E podrá disfrutar de una velocidad máxima limitada a 250 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos. Además podrá llegar bastante lejos para dar caza a cualquier villano que quiera destruir el mundo, ya que el Rapide E ofrece una autonomía de unos 320 km con su batería de 65 kWh.

De potencia tampoco irá escaso, los dos motores situados en el eje trasero del Rapide E son capaces de entregar 600 CV de potencia, con un par de 950 Nm. Y a la hora de recargar la batería no tendrá que soportar largas esperas, ya que podrá emplear cargadores rápidos con 100 kW de potencia, o incluso más, gracias a su sistema de baterías de 800V.

El Aston Martin Rapide E ofrece además exclusividad

El precio a pagar por el Aston Martin Rapide E lógicamente va a ser elevado, estando solo al alcance de unos pocos -aunque eso es algo que a James Bond nunca le ha importado-. Se espera que para hacerse con uno haya que pagar cerca de 300 mil euros, pero aunque se disponga de esa cantidad de dinero tampoco será fácil conseguirlo. Aston Martin ha confirmado tan solo la producción de 155 unidades del Rapide E.

Las primeras entregas está previsto que se produzcan a finales de este mismo año, y poco después, en abril de 2020, debería estrenarse la nueva película de James Bond.

Como viene siendo habitual, suponemos que en esta ocasión el Aston Martin Rapid E que veremos en la película contará además con algunos añadidos espectaculares. Aunque para averiguar cuáles son tendremos que esperar hasta su estreno.