El fabricante de armamento ruso kalashnikov lanza su primer prototipo eléctrico, el CV-1.

El último prototipo de coche eléctrico presentado al mundo se llama Kalashnikov  CV-1, y ha sido concebido como un “Tesla-Killer”, al menos eso pretende la firma rusa. Kalashnikov, mejor conocida por la fabricación de armas de combate como la famosa AK-47, ha desvelado este concepto de coche eléctrico en una exposición de defensa celebrada en Moscú. El look retro del Kalashnikov CV-1 ha sido inspirada en un compacto soviético de los años 70 llamado Izh-Kombi. Kalashnikov asegura que su coche eléctrico incluye una revolucionaria batería que le proporciona una autonomía de 217 millas (350 km).

Kalashnikov CV-1

“Esta tecnología nos permitirá posicionarnos en los puestos más altos entre los productores mundiales de automóviles eléctricos. Competiremos con Tesla“, dijo un portavoz de Kalashnikov a la agencia de noticias RIA-Novosti. “La experiencia de los líderes en el mercado global de coches eléctricos nos inspiró en el desarrollo de nuestro concepto”.

El kalashnikov CV-1 no es el primer intento de expansión llevado a cabo por la famosa empresa de armamento. El fabricante ruso ha lanzado recientemente una nueva línea de ropa y otras artículos que van desde paraguas hasta fundas para teléfonos móviles. La compañía también creo un “robot de combate” llamado Igorek que pronto se convirtió en objeto de meme para las redes sociales rusas.