Tras algunos meses en la sombra, Lucid Motors ha puesto por fin fecha al lanzamiento de su primer sedán de lujo completamente eléctrico

En 2012 el ingeniero jefe encargado del desarrollo del Tesla Model S decidió cambiar de aires y fichar por una compañía entonces desconocida, también dedicada a la fabricación de vehículos eléctricos. Su nombre era Lucid Motors.

No fue, sin embargo, hasta diciembre de 2016 cuando Lucid Motors se dio a conocer al presentar su primer proyecto de vehículo eléctrico. El Lucid Air causó una notable expectación entre el público y los medios, al tratarse del primer sedán de auténtico lujo que contaba con un sistema de propulsión completamente eléctrico. Muchos esperaron entonces poder ver al Lucid Air circulando por las calles en no mucho tiempo. Sin embargo, más de 2 años después, esto es algo que aún no ha ocurrido.

Peter Rawlinson, aquel ingeniero jefe de Tesla que en 2012 fichó por Lucid Motors, acaba de conceder ahora una entrevista para explicar algunos interesantes detalles sobre el futuro de la compañía y también sobre el Lucid Air.

AdvertisementAdvertisement

El Lucid Air se hará realidad en 2020

Antes de nada, por si alguien tenía alguna duda, Rawlinson ha querido dejar bien claro que Lucid Motors sigue adelante. De hecho cuentan con más de 1000 millones de dólares procedentes del fondo soberano de Arabia Saudí para poder continuar con el proyecto. Y su primer objetivo es iniciar la comercialización del Lucid Air, prevista para finales de 2020.

Este sedán de lujo, con un precio que superará los 5 dígitos, no va a ser sin embargo más que el primer paso de una visión mucho más ambiciosa sobre el camino que debe seguir el vehículo eléctrico durante la próxima década. Sorprendentemente, y aunque el Lucid Air contará con una batería capaz de ofrecer una autonomía superior a los 600 km, Rawlinson cree que la senda a seguir no es incorporar baterías cada vez mayores, si no justo lo contrario.

Lucid Motors está centrando todos sus esfuerzos en el desarrollo de motores extraordinariamente eficientes, mejorando además la aerodinámica hasta niveles inimaginables, con el objetivo último de que sus futuros vehículos sean capaces de circular 5 millas (unos 8 km) por cada kWh.

Alta eficiencia y carga ultra-rápida en cualquier lugar

Rawlinson cree que si son capaces de combinar unos niveles de eficiencia desconocidos hasta ahora con una alta disponibilidad de puntos de carga ultra-rápidos, en ese caso nadie necesitará ya una batería de alta capacidad. Como consecuencia, Lucid Motors podrá entonces comercializar un vehículo de lujo con un precio inferior a los 30 mil dólares.

Rawlinson explica su idea, afirmando que si existe un punto de carga en cada esquina, en el que además es posible recargar en minutos a 350 kW, ¿quién va a necesitar una autonomía de más de 240 km?. Si además el vehículo es capaz de recorrer 5 millas (unos 8 km) por kWh, eso significa que una pequeña batería de unos 30 kWh sería más que suficiente.

Teniendo en cuenta la caída esperada en el precio de las baterías durante los próximos años, el coste de una batería de poca capacidad como ésta será entonces tremendamente asequible, reduciendo considerablemente el coste final de vehículo.

Iniciando el camino

Para que esta idea se haga realidad, Lucid Motors lleva ya tiempo trabajando en la química de las baterías, intentando lograr que sean capaces de tolerar repetidas recargas a alta velocidad sin sufrir degradación. Adicionalmente, tienen un acuerdo con Electrify America, una red de puntos de carga que, según explica, en pocos años va a contar con miles de puntos de carga en Estados Unidos.

En cualquier caso, Rawlinson aclara que para que esto sea posible, primero deben crearse una buena imagen de marca y esto esperan lograrlo con el Lucid Air.