La firma británica considera que con la tecnología actual de baterías no es posible fabricar un superdeportivo eléctrico con la ligereza propia de cualquier McLaren

Ahora que un buen número de fabricantes de automóviles cuentan ya, o están a punto de hacerlo, con algún modelo totalmente eléctrico en su catálogo, ha llegado el momento en el que incluso las firmas dedicadas en exclusiva a la fabricación de superdeportivos empiezan a plantearse la utilización de sistemas de propulsión alternativos.

Este sería el caso de McLaren, que ya tiene cierta experiencia en el terreno de la electrificación al haber desarrollado el P1; un híbrido enchufable con una autonomía de hasta 20 km en modo eléctrico que fue presentado en el Salón del Automóvil de Paris en 2012.

De hecho, la firma británica ya anunció el pasado año que planea producir únicamente vehículos híbridos y eléctricos a partir del año 2025.

Advertisement

Aún no es el momento

Aunque el futuro de McLaren pasa inexorablemente por la electrificación de su gama, en la dirección de la compañía no parecen tener prisa, sin embargo, por iniciar la producción de un superdeportivo totalmente eléctrico.

En una reciente entrevista, Jamie Corstorphine, Director de Marketing Global de McLaren, afirmó que aunque están explorando la posibilidad de comercializar un superdeportivo eléctrico, esto es algo que no ocurrirá hasta que no sea posible producir uno que mejore lo que ya ofrecen con motor de combustión.

Es más, también advirtió que McLaren no va a desarrollar ahora un superdeportivo eléctrico únicamente para cumplir con los nuevos y más restrictivos reglamentos sobre emisiones.

La ligereza de los vehículos de McLaren es una seña de identidad de la marca que quieren seguir manteniendo, aseguró; y aunque bien es cierto que los vehículos eléctricos ofrecen un rendimiento excepcional, a día de hoy y mientras no se produzcan mejoran notables en la tecnología de las baterías, son también bastante pesados.

Un superdeportivo que mantenga la filosofía de McLaren

Es por este motivo que en McLaren prefieren esperar, para poder mantener así la ligereza propia de la marca, ofreciendo al mismo tiempo el rendimiento que puede esperarse de cualquiera de sus superdeportivos.

Como resultado, la firma británica planea dar un primer paso hacia la electrificación apostando por los vehículos híbridos, que esperan que representen la mitad de sus ventas en 2022. Y será ya unos pocos años después, hacia 2025, cuando los avances en la tecnología de baterías probablemente hagan ya posible que el primer superdeportivo totalmente eléctrico de McLaren sea finalmente una realidad.